miércoles, 21 de diciembre de 2011

Lo que no te mata... te hace más fuerte

fuente: internet


Hoy pensaba que hay varias formas de ser más fuerte.

Una de ellas es endureciéndote, pero a la larga lo duro puede ser frágil, como el cristal... y la otra es haciéndose más flexible, como el plástico.

Los árboles que resisten los vientos huracandos son las palmeras que son capaces de doblarse con el ímpetu del viento y volver a su posición inicial cuando todo pasa.

No creo que el ser más fuerte quiera decir que no te afecten las cosas, claro que te afectan, te mueves, te tambaleas, pero puedes volver a tu punto de apoyo en algún momento cercano.

Me gusta la sensación de flexibilidad, y sé que no la tendría si no fuera porque me toca estar a merced de los vientos y las tempestades.

Besos

jueves, 24 de noviembre de 2011

Deja vu

fuente:internet

Conocimiento... me encanta descubrir cosas nuevas, me apasiona aprender, tener nuevos retos, sin embargo nunca pensé que conocerme más fuera tan duro.

De momento he estado en la parte positiva, en quererme, en asumirme cuando no podía hacer otra cosa, en decir "esta soy yo".

Cuando pienso que ya he llegado al final me doy cuenta que apenas me conozco.

O más bien debería decir que no he ponderado bien las cualidades que me adornan, entendiendo como cualidades las buenas y las no tan buenas.

Creo que la diferencia radica simplemente en que, aunque ya sabemos como somos, lo que no sabemos es cómo influye eso en nuestra vida.

Cuando te das cuenta de que las historias se repiten, que siempre te pasa lo mismo, que todos tropiezan contigo en la misma piedra, que siempre te dan en el mismo lado, ... quizás ha llegado el momento de pensar si la que está cabeza abajo eres tú.

Puede ser porque hay algo de ti que muestras a los demás y que ni siquiera eres consciente que está gritando "eh! estoy aquí". Y no entiendes porqué ahora, porqué ayer y antes de ayer, y porqué posiblemente mañana tu vida es un eterno deja vu.

Tomar conciencia de que posiblemente no es el mundo el que está "equivocado" sino una misma es posiblemente uno de los golpes más duros que se pueden recibir y conlleva plantearse seriamente si se quiere cambiar o no.

¿Se puede cambiar? Si me respondo que no estoy avocada a seguir igual eternamente. Si me respondo que sí, ¿me estaré engañando? ¿me llevará cada respuesta a una nueva pregunta?

¿Cómo cambiar una actitud, una forma de ser? ¿Cómo superar aquello que durante toda la vida te ha acompañado como parte de ti misma? ¿Cómo arrancar lo que está pegado a tu ser sin dejar de ser tú?


martes, 15 de noviembre de 2011

Puedo!



Es alucinante hacer algo interesante que nadie pensaba que podías llegar a hacer,
pero aún es más impactante hacer algo que nunca creiste que serías capaz.

Romper las barreras que nos limitan es cuestión de tiempo y esfuerzo y en muchos casos es posible porque las mayores trabas están en nuestra cabeza.

Subidón de adrenalina cuando traspasas los límites subjetivos del yo puedo.

Inyección en el alma de autoestima cuando decides intentarlo y pese a todo, pese a todos y pese a ti misma, lo consigues.

Vale la pena intentarlo, no hacerlo es cargar con un lastre más.

Vale la pena no resignarse aunque sólo sea por ese minuto de gloria personal que te concedes, porque en ese instante crees que eres capaz de cualquier cosa y ese es el comienzo para dirigir tu vida hacia donde quieres ir.

Al final sólo se trata de eso de no ser exclavo de nuestras convicciones o las que nos imponen, de ser valiente y probarnos que valemos, y mucho, de vivir la vida aceptando riesgos, responsabilidades y sabiendo aceptar tambien la parte de gloria que nos merecemos.

¡Sí, Sí, Sí!

jueves, 10 de noviembre de 2011

Mañana será otro día.

fuente:internet

Como gato panza arriba, luchando con uñas y dientes.
Atada, como la niña del exhorcista.
Sin opciones, sin defensa, sin salida,
como un boxeador arrinconado a puñetazos.

Incapaz de rendirme, de callar,
Pensamientos a mil por hora,
sentimientos como cuchillas bajo mi piel.

Rompiendo mi mente y negándome a hacerlo.
Dividiéndome en dos sin saber cual tiene la razón.
Llorando de rabia, de pena, de vacío, de silencios.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

A la cama no te irás...sin saber una cosa más.



Hoy he aprendido una cosa que me parece interesante y me hace pensar.

Las palabras por sí mismas no significan nada. El ejemplo que me han puesto para mí es el que más lo ilustra.

Alguien te puede decir "bonita" y en función de tus experiencias o de tus sensaciones tú puedes pensar que te están tirando los tejos, pero otra persona puede pensar que se están riendo de ella. Si he de ser sincera creo que me he visto en las dos situaciones en alguna ocasión.

He aprendido también que muchas veces la intención que uno pone al decir algo queda al margen, de hecho aquí nadie sabe cuál era la intención del que decía "bonita", igual era una forma cariñosa de acabar una frase o era un simple comentario o sí, estaba tirando los tejos y piensas que se burla de tí, o lo que sea...

Lo que sí que es cierto es que pese a las múltiples interpretaciones lo dicho es lo dicho y te han dicho bonita y no otra cosa y el contexto a veces puede ayudar a entender o interpretar. 

Al final lo que se me ocurre es que esto va a ocurrir en algunas ocasiones, sobre todo cuando no conocemos bien a la persona que nos habla, otras sabemos porqué nos dicen bonita o no, pero ante la duda es mejor dejar las cosas claras.

martes, 1 de noviembre de 2011

la noche de los muertos



Anoche volví a hacerlo. ¡Qué se le va a hacer! Tengo ya esa costumbre adquirida.



Había quedado con una amiga pero el plan se vino abajo, así que aprovechando que en casa ya no me esperaban a cenar traté de quedar con otra amiga, pero el plan también se fue al traste. Así que decidí darme un homenaje yo sóla e irme por la ciudad a ver qué decidía hacer.


Pensé en ir a ver la película "El árbol de la vida", pero hasta las 10:30 aún faltaban casi dos horas así que fui al centro de la ciudad y lo primero que me asombró fue la cantidad de gente vestida de zombi, muerto, personaje de miedo... Era algo así como subrealista. 


Los que más me gustaron fueron unos que iban con violines y una guitarra y se dedicaban a ir corriendo por la calle mientras tocaban los instrumentos. Me parecieron geniales. Cuando se pararon uno empezaba una melodía divertida y los demás poco a poco se iban uniendo.


Ví otros que se dedicaban a ir en patines a toda velocidad por la acera, menos mal que es muy amplia. Ví parejas de miedo conocidas, algunos disfrazados de animales¿¿??, hombres lobo, Frankenstein, Morticias, Hulks, fantasmas, ... y yo no paraba de pensar ¿quién les ha dicho que se disfracen? ¿es una especie de moda que me he perdido en los últimos años? ¿hay una señal  que otros conocen y yo no?


Por otra parte me acordaba de la clase de inglés de la mañana, la profesora nos preguntaba si íbamos a ir al cementerio y una chica dijo que sí. La profesora le preguntó si tenía ahí a algún pariente y ella dijo que sí, a su hermana y a sus padres, toda su familia. Creo que todos nos quedamos un poco parados. Evidentemente Halloween, la noche de difuntos o el día de todos los Santos no significa los mismo para todo el mundo.


Pensaba que está bien tomarlo un poco a juerga, aunque también me acordaba de las historias que contaba mi abuela cuando se disfrazaba todo el pueblo en esa noche, el problema es que prohibieron en el pueblo disfrazarse porque llegó un punto en el que llegaron a haber asesinatos aprovechando el anonimato de las máscaras y los disfraces.


También pensaba que es bueno recordar aunque sólo sea una vez al año que el tiempo que nos queda en este mundo es limitado. Es bueno pensar en ello para darse cuenta que sólo se vive una vez y que no podemos perder este tiempo en chorradas, o amargándonos, u odiando, o angustiados.


Es bueno también recordar a aquellos que se fueron aunque sea para decirles que les echamos de menos y que algún día volveremos a estar juntos.


Después de pasear un rato me fui a cenar y después al cine. La cena me sentó fatal y en el cine estaba que me retorcía de dolor pero bueno...no, la película tampoco era para echar cohetes, creo que es para verla otra vez, pero no para pagar por verla de nuevo.


Después me fui a casa paseando un poco y viendo de nuevo a los monstruos vivientes de las calles.


Ya hacía tiempo que necesitaba salir a mi aire.

martes, 25 de octubre de 2011

El olvido está lleno de memoria.


El tiempo lo suele curar casi todo y en mi caso muchas veces no sólo es el tiempo sino también el olvido.

No es la primera vez que lo comento aquí, la mala cabeza que tengo, para la bueno y, por suerte, también para lo malo. Hace unas semana estaba muy enfadada, tremendamente enfadada con alguien, a día de hoy apenas recuerdo los detalles que me llevaron a eso.

Para mí es bueno, porque el olvido a veces también trae la paz, siempre y cuando las sensaciones buenas se restablezcan, pero hace que me quede sin palabras cuando tengo que explicar porqué estoy así o asá.

Creo que esta es una de las razones por las que evito conflictos, no tengo suficiente memoria como para poder reprochar a fulanito o menganita si hicieron o dejaron de hacer, si les dije o me dijeron. En el momento que se empiezan a describir fechas, horas y situaciones me pierdo.

A veces es más fácil hablar desde el cómo me siento, pero no todo el mundo entiende esta forma de comunicarse. ¿cómo decirte que estoy bien contigo o estoy mal contigo si no tengo datos para decirte el porqué? Simplemente estoy o siento y a mí eso me vale.

Recuerdo que hace ya muchísimos años una amiga a la que tengo mucho cariño me preguntó ¿has conseguido perdonarme?, por aquella época yo vivía lejos de mi ciudad y me lo dijo en una de mis escapadas a mi tierra. Le pregunté ¿perdonarte, porqué?. Ella me preguntó si no me acordaba y le dije que no, que no sabía de qué me hablaba. Sonrió y dijo, bueno... olvida lo que te he dicho, no tiene importancia. Y hasta hoy, no me quiso decir qué era lo que le tenía que haber perdonado. Seguro que si no lo recuerdo es porque lo hice.

Ahora creo que tengo que encontrar el momento para solucionar  o al menos hablar sobre malos entendidos, distanciamientos, daños, antes de que lo olvide. Porque puede que para mí pase pero sé que para el resto del mundo no suele ser así, y la gente recuerda, y muchas veces quedan posos que rozan y molestan. Necesito encontrar ese momento y sé que lo haré.

lunes, 17 de octubre de 2011

¿De qué me fío?

fuente: internet

Llevo tiempo pensando en escribir, y no me sale. No es que no tenga nada que contar, o que no pase nada interesante, al menos para mí, sino que siento las ideas más confusas que nunca.

Este verano se fueron dos apoyos importantes y siento que se está yendo el tercero a pasos agigantados.

Últimamente las palabras no son mi fuerte pues muchas de ellas me rebotan en la mejilla sin ni siquiera esperarlo. Me gustaría tener un gran don para poder expresar lo que quiero decir sin dar lugar a dudas y sin faltar a nadie, pero no lo consigo. Esta vez el saco de las palabras va cargado también con malas hierbas, la duda, la ofensa, la indecisión, la incredulidad. Y sucede que al igual que no soy capaz de transmitir lo que quiero decir de una forma clara, precisa y concisa, tampoco soy capaz de entender.

Siento que estoy sobre arenas movedizas y lo único que me sale es huir, pero no me lo permito. Al menos no de esta manera.

Siento como si un buen amigo me hubiera llevado al oculista para poder ver y cuando por fin veo descubro que él no es como lo había imaginado.

¿De qué me fio? ¿de la impresión que tenía cuando no veía? ¿de la imagen que entra por mi retina? Son tan diferentes, o quizás no serían tan diferentes si no se empeñara tanto en negar lo que yo veo.

A veces también me da la impresión de que cuando por fin pongo nombres a los objetos mi amigo me dice no, eso no es un jarrón, te equivocas, y yo le digo que sí, que ahora lo veo y es un jarrón. ¿De qué me fío?

Realidad e irrealidad se funden de tal manera en mi mente que giran y giran en un son descabellado lanzando imágenes, pensamientos y caos.

Muchas veces he dado un paso al vacío simplemente porque me he fiado, y nunca hasta ahora me he caído ¿es eso suficiente para seguir haciéndolo?

Y aunque no me quito las gafas le agradezco en el alma muchísimas cosas. Hay cosas que pase lo que pase no podrán cambiar.

domingo, 2 de octubre de 2011

robo por necesidad

El otro día una compañera de trabajo me contaba lo que le pasó a su tía. Podría aparecer en cualquier cadena de "pásalo, esto ha ocurrido", pero es que realmente ocurrió así.

Su tía es una señora ya bastante mayor, bajita, delgada y cuando se disponía a entrar en su portal se acercó un chico joven, bien vestido, y le dijo: señora, no quiero hacerle daño. Deme su cartera. La señora se asustó, aunque no vió ningún tipo de arma, y le dió la cartera.

Esta mujer fue a denunciar a la policía y a dar de baja las tarjetas. Cuando las dió de baja descubrió que habían hecho una compra en el Corte Inglés por valor de unos 50€. Preguntó que en qué había gastado el dinero y le respondieron que en el supermercado, en pañales y potitos.

La señora quitó la denuncia.

Parece la típica historia que pasa de cadena en cadena por los e-mails, pero esta viene de primera mano.

Para los que tenemos niños sabemos que 50€ apenas en pañales y potitos le da para apenas 1 ó 2 semanas. Realmente el chico ese buscaba cubrir una necesidad urgente, no fue más allá de lo extrictamente necesario.

Lo curioso del caso es que muchos siguen pensando que España no está tan mal. Que Grecia está peor, que Italia está peor, que Portugal está peor, pero nosotros no.

El otro día, paseando con mi familia, iba en bicicleta y me adelanté, bajé por un camino para pasar por debajo de un puente y allí habían unos 10-15 colchones, separados 1m entre ellos, todo bien organizado para estar en la calle.

Cuando salía de debajo del puente una pareja estaba tumbada en la hierba mientras sus niños de apenas 6 años el mayor  y el pequeño no llegaría a un año estaban jugando por ahí, ellos sólos, cerca de la acera de arriba. Me llamó la atención que el peque no sabía andar e iba arrastrandose todo sucio en pañales de aquí para allá.

Se me cae el alma a los pies si pienso que se acerca el invierno y esos peques estarán con sus padres debajo del puente. Esos y otros muchos.

Que habrá algún padre que tenga que robar a señoras mayores porque no tiene qué dar a su hijo para comer.

Pero esto no lo vemos en los telediarios. Seguimos pensando que los indigentes son 4, los de siempre, los que vemos día a día vagar por las calles con un carrito hablando solos. Y no, son muchos más.

Y, mientras, los políticos siguen cobrando sueldos vitalicios, yendo a reuniones en lugares prohibitivos para otros. Los bancos y cajas no se quedan atrás. Y suma y sigue. La lista es interminable.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Energía interna

fuente: internet

Energía, sigo pensando que somos pura energía, que cuando nos falta o nos sobra la idem es porque tenemos un totum revolutum en nuestro ser que no la deja fluir tranquilamente o la tiene alterada.

Lo gracioso del caso es que si se sabe accionar el interruptor adecuado se puede pasar de un estado de semiletargo o pasotismo a un fluir arriba abajo, abajo arriba y hacia los lados.

Aunque esto también puede funcionar al revés, que es lo que normalmente todos observamos, que estamos genial y sin saber como entramos en barrena.

Llevo unos días de energía interna, de movimiento en el sitio, de explosión sin fuego. La sensación es la de estar a la espera de algo, algo va a pasar, algo bueno va a venir.

Y mi duda es ¿lo espero sentada o hago por que venga? Pero, si no sé lo que es ¿qué puedo hacer?

Bueno... esto ya son elucubraciones mías. Caramba! el resto también.

Lo gracioso del caso es que llevo también unos días cuidándome más, me compré arcilla para unas cosas y dado que hay mucha pensé en qué podía hacer. Dicho y hecho, mascarillas de arcilla para la cara. A mis hijos casi les da un patatús cuando me vieron, su cara lo decía todo.

Y después de la arcilla, hidratación. Y después cremita para el resto de la piel. Y más tarde... ay! estas canas... pues que me tiño yo misma... y los pies... pues a cuidarlos un poco, y así estoy cuidándome sin darme apenas cuenta, mimándome como quien no quiere la cosa y estoy de lo más entretenida.

Tengo que aprovechar, que estos arrebatos me dan una vez cada lustro.

Hala! pues ya está, esto es todo por hoy.

Pero ¿no es curioso? Cuando uno se encuentra bien por dentro, animado, activo... se cuida más.

... ya estoy yo descubriendo las antípodas.

miércoles, 31 de agosto de 2011

de espaldas al mar

fuente: internet
Se acabaron las mini-micro vacaciones. Al final se han quedado cortitas.

El día que llegas porque ya es la hora de comer, al día siguiente porque todavía empiezas a centrarte, el tercero ya estás disfrutando pero a la mañana siguiente a recoger los trastos y de vuelta para casa.

Pero casi mejor así, quedarse con las ganas de repetir y hacerlo por más tiempo que apuntarlo en "la lista negra" y no volver a tener vacaciones en 7 años más.

Ha habido algo que me ha llamado la atención y era mi actitud hacia el mar. Estoy empeñada desde hace varios meses en llevar a los míos al mar y cuando llego le doy la espalda.

El primer día ni nos metemos a la playa, el segundo nos acercamos, pero yo en hamaca, no sea que la arena me contagie algo y de pisar el mar ni hablar. Volvemos a la piscina, todas las hamacas mirando al mar y yo le doy la vuelta y miro hacia el hotel. ¿¿¿¿???? ¿Qué está pasando aquí?

Esa noche paseíto a la orilla del mar, medio obligada por mí misma, y al día siguiente bañito mañana y tarde, pero... aysss ha faltado algo, disfrutarlo, sentirlo, sentirme. El problema no ha estado fuera sino dentro.

A veces pienso que me exijo cosas insustanciales y otras que precisamente esas son las que me hacen estar o sentirme viva.

Creo que hace un año viví todo con tanta intensidad y con tanta fuerza que ahora que todo vuelve a la normalidad me falta esa adrenalina, esas hormonas que me hacían estar aquí, allá y en todas partes, sintiendo de piel para adentro y quiero volver a ese estado de semilocura transitoria tan apasionante pero sin tener que pasar por todo otra vez. Quiero recuperar ese estado semisalvaje, instintivo, poderoso que apenas recuerdo a veces.

Han vuelto los miedos, miedo a la gente que es especial, y que su ser especial sea simplemente ser raro y algo histérico nada más, miedo a lo sobrenatural por si viene de arriba, de abajo o del medio, miedo a lo humano no sea que me haga sentir que soy sólo piel y huesos, miedo a que me miren y me juzguen, me agotan los juicios. Ha vuelto el miedo a tener miedo.

En la playa he leído mi libro fetiche de hace unos años, mujeres que corren con los lobos,  y me hacía añorar tiempos mejores. Libro rarito donde los haya, a veces no se entiende nada de lo que cuenta, otras se entiende todo. Lo leo como si estuviera en la oscuridad con la luz de una linterna que se enciende y se apaga, y cuando se enciende me encanta.

Vuelvo a mi hogar, con ganas de cambio, sabiendo que algo tengo que hacer, que no puedo seguir así, que no quiero normalizar los miedos en mi vida, sé que tengo que convivir con ellos pero no pueden ser el motor o el freno de cada día.

Uffff! Trabajo, me queda bastante trabajo por delante.

viernes, 26 de agosto de 2011

Vacaciones de verano....lalala

fuente: internet


Cuando apenas quedan días para terminar el verano por fin hemos podido coincidir todos los miembros de la familia de vacaciones, yujuuuuu, bueno, sólo teníamos que coincidir él y yo, los niños están de vacaciones ya.

4 días que aprovechamos para tomarnos nuestras primeras vacaciones reales en 7 años. Bien!!!!, Bravo!!!... ironía sutil.

Vacaciones que casi acaban en ruptura porque se me ocurrió decir que si no encontraba sitio para todos en las fechas que teníamos me iría yo con los niños la semana de antes, porque habíamos prometido a la peque que este año iríamos a la playa.

Pues no hay nada como sugerir que te vas para que lo tomen al pie de la letra y luego te digan que mire usted, que mejor te vas tú sóla con los niños que yo me quedo en casa descansando que la vida es muy dura, que si fuiste tú la que lo sugeriste, que si vaya rollo ir todos juntos...

Vale!, para qué discutir! no quieres venir, pues no vengas. Por dentro pensando... será...piiiiii piiiiii piiiiii. Y cuando por fin encuentro algo para irme con los niños y descubrir si soy capaz de hacerme cargo de dos pequeñajos de vacaciones en la playa yo sóla, y pienso que esto es un poco la preparación para lo que pueda venir después y que , bla, bla , bla....decide que para una vez que nos podemos ir todos pues nos vamos todos, que no va a desperdiciar la oportunidad, que .... Qué?????

Ahora que yo me había hecho a la idea? Ahora que era yo la que no quería que viniera?

Pues dicho y hecho, de nuevo la menda a buscar sitio para todos a cuatro días vista, playa, barato, y sobre todo sencillo porque la frase favorita de él es... es muy complicado!.

Y sí, los milagros existen, y los suelen hacer las madres, las esposas y las amantes, generalmente son ellas las que consiguen milagros. Y encuentro un hotelito, primera línea de playa, con habitación para 4, pensión completa, piscina, animación para niños, a precio bastante reducido. Prueba superada!

Pero lo peor de todo es...que en el fondo estoy contenta de ir todos.

martes, 16 de agosto de 2011

He conocido una hada


Tengo una amiga que se acaba de subir a un avión rumbo a otro pais, de regreso a su tierra. Es como una hada en muchos sentidos.

El otro día se fue con su hija a comprar una vela amarilla para encenderla cuando echaran de menos el sol y la luz de España. Me pareció una idea preciosa.

Ayer compré yo una vela, de olor a jazmín, a verano, de color morado que me recuerda a mi amiga, a mi hada, para encenderla cuando la eche de menos. Hoy ya queda un poquito menos de la vela.

Hace media hora un mensaje, estoy en el avión, te echo de menos, y en facebook otro, preferiría estar en renfe poniendo rumbo a ... (mi tierra). Yo también lo preferiría, pero la vida sigue.

Hoy por suerte la tecnología avanza, skipe, facebook, mails, hacen todo mucho más fácil pero echaré de menos su casi 1,90 de altura, sus abrazos recien descubiertos, en el lugar de donde viene las distancias se marcan mucho, nuestras conversaciones eternas sobre lo humano y lo divino, sus horarios estrictos y su flexibilidad para otros muchos aspectos.

Echaré de menos a sus hijos, al peque que me costó muchísimo ganármelo y ahora me he convertido en su tía y nos adoramos mutuamente. Su hija, una pequeña tirana adorable, que ha enseñado a la mía a ser más fuerte y a pensar muchas cosas.

Agosto está siendo un mes de despedidas, 2 de mis pilares se han ido para siempre, y no pasa nada, puedo seguir, puedo caminar, puedo avanzar, pero no quiero dejar de sentir, quiero que salga todo lo que durante este tiempo ha estado tapado para que no se quede nada dentro y pueda encontrar mi nueva forma de relación. 

Dentro de poco todo se habrá normalizado pero ahora no me quiero privar de la pena, mañana la echaré a patadas o la transformaré en otra cosa pero hoy me acompaña... y no pasa nada.

lunes, 15 de agosto de 2011

luna roja

fuente: internet


Esta noche de regreso a casa me he encontrado con la luna llena, roja, colorá.

Me ha acompañado en la pena, en la soledad. No podía parar de mirarla desde el asiento de mi coche. No vayas a hacer que me salga de la vía, le decía con cierta complicidad, acompañarme... te dejo, pero sólo para que no me sienta tan sóla.

No podía parar y fotografiarla porque sólo disponía de un triste móvil con camarucha, pero bueno, quedará en mi memoria.

Pensaba que, a la vez que yo la miraba, otras personas también la estarían viendo y que quizás era una forma de conexión aparte de los móviles e internet.

Ayer al salir de casa llovía y a la vez hacía sol, parece que el tiempo se alía conmigo en mi estar raro, raro, raro.

En todo veo belleza y soledad.

Quizás estoy aprendiendo a apreciar la soledad aunque no sea buscada.

No está mal entonces.

Luna, lunita, lunera, dile a ella que la echo de menos, que la extraño, que la añoro. Dile que nació el mismo día que mi abuela, a la que yo tanto quise, dile que mi abuela me la envió de regalo para hacerme bien, dile que espero que sea feliz y la vida le sonría, y que ella también tenga motivos para sonreir a la vida.

Luna, lunita, lunera, bueñas noches, luna llena.

viernes, 12 de agosto de 2011

Hasta pronto

martes, 9 de agosto de 2011

Hacia lo salvaje



Me encanta Amaral. Ha sacado nuevo disco.
Lástima que ya no exista lo salvaje, como yo lo entiendo, salvo en el interior de uno mismo.

Quiero, querría, ojalá...



Hace poco pensaba que ya no me quedan amigos masculinos, se perdieron todos por el camino.
Unos al ir creciendo, otros porque tomaron otros derroteros tras la carrera, otros porque se casaron, otros porque eran novios de amigas y era incompatible ser amiga de los dos, otros...  no sé. Siempre me llevé mejor con ellos que con ellas pero al final me quedé con ellas.

Y pensé que echaba de menos tener un amigo masculino, un amigo a la antigua usanza, de los de quedar a tomar algo, de los de charlar sobre... muchas cosas, con cada uno era diferente. Cada uno potenciaba una parte de mí y yo de él.

Y cuando estoy sumida en mis pensamientos mientras ojeo facebook... ays! aparece un "hola Francesca".

Mi madre! fue uno de mis amigos que desaparecieron. Este estaba casado, con 5 hijos, pero compartí conversaciones preciosas con él, me alojó en su casa durante muchos fines de semana, estuve con sus hijos, con su mujer, pero mi amigo era él.

Y le pregunto "qué tal?" y tras un rato charlando de banalidades me responde..." sólo". Y yo intuyo lo que quiere decir, era la crónica de una separación anunciada, y sí, estaba sólo, se había separado hacía unos meses.

Y seguimos hablando. No le pregunté qué pasó, quien decidió, si hubo alguien o fue por desaveniencias... porque ¿a mí que me importa?. Es asunto suyo y preguntar en mi caso sería cotillear y no quiero.

Sólo le pregunté por los amigos, amigos comunes, y la respuesta fue sencilla, "apenas queda ninguno".

El caso es que nos reímos un rato, y me dijo "¿Te das cuenta que 8 años después seguimos hablando como si nada?".

 "Sí", le respondí, "las mismas personas pero con diferentes temas de conversación. Es sencillo, cuando nos conocimos, realmente nos reconocimos, tú me viste, yo te ví, y ahora aunque hayan pasado 8 años sin contacto podemos hablar como si fuera ayer".

Cuando nos despedimos me dijo que se alegraba de haberme encontrado y que muchas gracias por mi "si-empatía" Un juego de palabras tonto, pero que intuyo que para él era importante poder hablar y escuchar sin ser juzgado, preguntado, o lo que fuera.

Supongo que seguiremos charlando y riéndonos o tal vez no, no lo sé.

Ojalá fuera todo tan fácil, pensar algo como... quiero volver a tener amigos y que aparezcan como si nada en el facebook.

Pues nada, mañana seguiré jugando con mi lámpara maravillosa a ver qué me trae.

jueves, 4 de agosto de 2011

Un billete de primera, por favor.

fuente: internet

Hoy pensaba que sólo tenemos dos manos y hay veces que para agarrar algo es necesario que dejemos lo que tenemos entre manos. Es imposible tomar todo a la vez y si se hace lo más normal es que algo o todo acabe roto o lastimado.

Hoy pensaba que para ver un país hay que soltar la barandilla del tren porque si no veremos los paisajes pero no seremos parte de ellos.

Hoy pensaba que a veces hay que dar saltos al vacío pero yo tengo pánico a las alturas.

Hoy pensaba que si no voy a cambiar algunas cosas voy a intentar llevarme lo mejor que pueda con ellas, no puedo seguir quejándome y agarrándome a la vez. Hoy no me voy a soltar, así que empezaré a no quejarme, aunque estoy tan acostumbrada que va a ser difícil.

Me veo soltando la mano y lanzándome desde el tren, pero no hoy.

Me imagino abrazando nuevas experiencias pero cuando deje las que tengo entre las manos. Quizás las roce, quizás la huela, quizás las mire, pero no puedo hacerlas mías todavía. No me cierro a ellas simplemente las dejo a mi lado hasta que llegue su momento.

Hoy pensaba en que tengo sueños por cumplir, me puse metas para ir a ver la aurora boreal, la crisis y las circunstancias no lo han permitido, pero renuevo mi sentimiento.

Hoy pensaba que me vuelvo a poner metas, mientras siga en mi tren, mientras no suelte la baranda, mientras no me lance al vacío viviré pensando que voy en el Orient Express, cuidándolo y dejándome cuidar.

Hoy pensaba tantas cosas....

lunes, 1 de agosto de 2011

Saliendo con mis amigas


Hace mucho tiempo que colgué el cartel "cerrado por vacaciones".

Pensé que si le había conocido a él ya no había hueco para nadie más, y si no había hueco, no había motivo para buscar ni para mostrar.

El otro día con mis chicas, salí, me arreglé, y descolgué el cartel.

Por primera vez en años me volví a sentir sexi bailando, mirando, bebiendo, descansando... porque sí, porque yo lo valgo.

Por primera vez en años "ligué" sin proponérmelo.

La primera fue con una mujer, yo estaba bailando, ella se acercó, se puso a bailar conmigo y yo la seguí. Poco a poco ví que su forma de mirarme no era casual, que parecía haber algo más detrás. Mi primera reacción sorpresa, pero seguí bailando con ella, ¿porqué no?, me gustó su mirada, me gustó ella aunque me llevaba más de 10 años, su estilo, su cercanía y su forma de mirar. En un momento mis chicas me llamaron y me di la vuelta y seguí hablando con ellas, al minuto se acercó ella de nuevo y me dijo: me has dejado sóla bailando. Una frase dicha con calma, sin reproche, con suavidad. Me disculpé lo mejor que supe y le dije que estaba con las amigas, pero que había sido un placer y con una sonrisa en los labios se fue.

No pasaron dos minutos cuando mis chicas me avisaron de lo bueno que estaba un chico de detrás de mí, me volví y sí, efectivamente, estaba con un pan y me había pillado. Antes de darme cuenta ya estaba detrás de mí sacándome a bailar. Yo accedí encantada, me agarró de la cintura, me acercó a su cuerpo, y bailamos, peeeeeroooooo empezó a meter la mano por dentro de mi pantalón así que se la subí a la espalda.

La segunda vez que lo hizo ya pensé que no había sido un descuido, se la volví a subir y le advertí, te aviso dos veces, pero tres no. Volvió a la carga y ya me enfadé, me separé y traté de irme, pero me agarró y me obligó a estar a su lado sin soltarme el brazo, de una forma bastante violenta.

Analizar, eso es lo que hice en 2 segundos, analizar pros, contras, la situación, como salir, como no pasarlo mal.... y le dije, acabo el baile y me voy con mis amigas. Puse distancia entre los cuerpos, le miré con mi mirada más asesina mientras él mantenía sus ojos clavados en los míos y cuando acabé el baile me fui.

Vaya nochecita.

Mis amigas me decían ¿cómo te sientes? y yo no sabía muy bien qué responder. Me había hecho sentir más sexi ella que él, más respetada y más deseada.

Decididamente a veces no es cuestión de sexo es cuestión de otras cosas, de saber estar, de transmitir, de...yo que sé.

Pero ahora pienso... me siento bien. Si hace unas semanas cumplí 17 años, este fin de semana fue mi bautismo sensual. Sentirme BIEN, con mayúsculas.


Esperaré a ver que me depara la próxima salida.

domingo, 24 de julio de 2011

hoy será mi primer día



Porque sí, porque me apetece.
Y mañana también.

miércoles, 20 de julio de 2011

Homo sapiens, homo cabezudo



Conversación casera:

Él está intentando programar un temporizador para encender y apagar luces pero lleva ya media hora jurando en hebreo y despotricando.

El- cada vez hacen menos intuitivos estos aparatos.
Yo- Anda, déjame probar.
El- No.
Yo- Porqué no?
El- Porque no.

Y yo pienso, como siempre...

Por la noche aparecen en la pantalla del ordenador unas instrucciones del aparato en cuestión, en alemán... cosa curiosa si contamos que en casa nadie sabe alemán.

El- no consigo entender nada, a ver si hablas con tu amiga alemana y que nos traduzca.
Yo- Déjame el programador para que pruebe...
El- No.

Este medio día, tiene apuntado en un papel las horas a las que va a programar los aparatitos (son dos) y lo veo todo ufano diciendo que por fín lo ha conseguido pero que es super complicado.

Yo- No me dejaste probar a mí.
El- ¿quieres probar? (sonrisitas), toma, toma este otro, prográmalo, tendrás que poner la hora, encendido, apagado, varios programas, diferentes días.
Yo- Vale.

5 minutos después....

Yo- Toma, ya está.
El- Seguro que no está bien.
El- .... (Cara de horror)
Yo- (sonrisas)
El- Lo haces para fastidiarme.
Yo- jejeje.

Se va a tener que acostumbrar de nuevo a que puedo hacer cosas que él no, como yo sé que él puede hacer cosas que yo no puedo. Así es la vida.

sábado, 16 de julio de 2011

Menudo resacón.


Ayer me fui de fiesta con 3 amigas. Yo ya he comprobado que desde el año pasado mi resistencia al alcohol es cuasi nula, se me sube a la cabeza hasta si paso al lado de la sección de licores de los supermercados. 

Pero aún así cayó un vinito en la cena, un chupito de fray angelico al que nos invitaron por eso de que le dimos vidilla al local hiperserio al que fuimos, 2 ó 3 gintonic, una cerveza y otra ronda de chupitos, no sé de qué, que nos invitaron en otro bar. Resultado... para qué decirlo, diversión, risas, bailes, y esta mañana un resacón.

El sitio para cenar lo elegí yo, y me juraron las demás que en toda la noche iba a elegir un sitio más. Era un lugar mono, serio, sin apenas ruido de voces o de nada. Pero los sitios son lo que la gente hace de ellos así que al poco de llegar nosotras el número de decibelios había subido considerablemente y no sólo por causa nuestra, los demás se contagiaron un poco también. Como anécdota nos invitaron a un chupito y nos animaron a volver cuando quisiéramos.

A partir de ese momento fue mi bautismo de gin tonic, estrenar labios nuevos, rojo pasión, y un escote más allá de lo que me permito normalmente. Ah! y bailar, bailar y bailar.

En uno de los bares que fuimos una chica despampanante, con melena rubia, unas piernas de vértigo y una sonrisa encantadora se subió de motu propio a la barra del bar y pensé, olé por ella, sin complejos, porque sí, porque ella lo vale. Qué diferencia con lo que pensaba antes.

Lo reconozco, ayer me emborraché como cuando tenía.... a ver... anda! como nunca!. Ayer cumplí mis 17 años, sí, aquellos que me perdí  porque estaba en otra guerra. 

Conocimos a un chaval de 26 años que no se echaba atrás ante 4 mujeres casadas que tenían entre 10 y 20 años más que él, divertido, simpático, hablándonos del tiempo que llevaba "sin". Y yo con mi cogorcilla simpática agarrada a su cintura. 

Fuimos a un bar heavy y el camarero con su piel blanca pétrea, su melena pelirroja ondulada hasta mitad de la espalda, sus ojos claros y su sonrisa me encandilaron, y sí, le pedí hacerme una foto con él, un encanto el chico. ¡Dios!

En aquel bar mientras iba al lavabo entendí eso de qué cuantas más copas menos fea es la gente, me hubiera parado con cualquiera a hablar o lo que se terciara, todos me parecían geniales.

Si a estas alturas alguien se pregunta ¿y estará orgullosa?, pues sí, qué caray, lo pasé de miedo.

No es para repetir cada fin de semana, pero desde luego, no me lo podía perder. Ojos nuevos, mente nueva, es lo que estrené ayer.

Por cierto como nota curiosa añadiré que el alcohol te ayuda a tener una claridad mental a la mañana siguiente escepcional, pude comprobar que efectivamente la tierra gira, y vaya si gira. Lo único que se me ocurría esta mañana es eso de que paren el mundo que yo me bajo. Menudo resacón.

jueves, 14 de julio de 2011

contradicción

fuente: internet

Hay veces que para poder ver las cosas hemos de cerrar los ojos,
otras el silencio nos trae los gritos más desgarradores.

Sin embargo, solemos llenar nuestros sentidos de estímulos para no ver, escuchar, o sentir.

Quizás sea porque la cabeza hila a su antojo, en función de nuestros miedos o debilidades.

Rara vez se alía con nuestro ser para hacernos más felices. Siempre nos trae, de todas, la peor de las opciones como verdadera.

Nuestra verdad.

¿Para cuando relajarnos y simplemente estar aquí y ahora?

martes, 12 de julio de 2011

tacones lejanos

fuente: internet
Quizás no pueda añadir 3 cm a mi estatura, pero está claro que siempre podré usar tacones.

La siguiente pregunta que toca es si realmente necesito llevar esos tacones.

Si sigo anticipándome me explotará la cabeza y ¿de qué me servirán entonces los tacones?

sábado, 9 de julio de 2011

Soy


Hace poco comentaba por ahí que hay hombres que me hacen sentir mujer con una mirada, con un gesto, y es cierto, pero no es menos cierto que yo ya soy una mujer.

Mi cuerpo lo sabe, mis gestos lo saben, mi mente lo sabe pero hay algo que me impide mostrarme tal cual soy.

Hoy reclamo, me reclamo el derecho de sentirme y saberme mujer, femenina y sexi.

Hoy doy permiso a mis células para respirar sin ataduras, sin qué dirán, sin vergüenza.

Soy persona, sí, soy humana, sí, pero también soy mujer.

Con tacones o descalza, con el pelo recogido o suelto, con vestido o pantalones, con maquillaje o con la cara lavada, con dulzura o con rabia, con sentido del humor o con timidez, ante todo, soy mujer.

viernes, 8 de julio de 2011

El derecho de soñar



Hoy me aplico el derecho de soñar,
soñar que cada día cuando me levanto pienso "qué afortunada soy",
que voy a poder ver crecer a mis hijos sanos, felices  y unidos,
que mi alma está llena de "eso", cada cual le llame como prefiera,
que yo soy parte de ti y de él y de ella y todos forman parte de mí,
que cuando te miro, realmente te veo y puedo quererte en lo bueno y en lo malo,
que cuando me miras, porque me miras, me ves y me quieres en lo bueno y en lo malo,
que no existe bueno ni malo, sino un abanico de posibilidades.

Hoy voy a soñar que existe un espacio donde me recargo de energía y vitalidad,
donde me siento más yo, donde comprendo más las cosas, donde me encuentro plenamente contigo y con el de más allá.

Hoy soñaré, y mañana cuando me despierte... también.

jueves, 7 de julio de 2011

De la A a la Z


Aunque me haya gustado la lectura siempre me he considerado más de ciencias que de letras y nunca me he parado a pensar si las palabras que tenemos son suficientes para expresarnos o no.

Me he dado cuenta que en el diccionario faltan definiciones, en concreto una, la que define nuestra relación. 

No somos familia, no somos amantes, no somos amigos, no somos conocidos, somos un poco de todo eso y mucho más, y a veces no somos nada de eso.

Y digo nuestra relación, expresión que antes me hubiera parecido un poco obscena, porque es nuestra, la tuya conmigo y la mía contigo. Yo no tengo otra que se le parezca y para mí no es importante si tú tienes más igual que esta. 

Yo no sé definir quien eres tú para mí. Y no sé definir quien soy yo para ti.

Me toca inventar un concepto, una palabra, una imagen a la que pueda recurrir cuando piense en nosotros como conjunto. 

Creo que las palabras se inventaron para darnos seguridad, el hecho de poder poner límites a algo hace que de alguna manera podamos aprehenderlo.

Y hoy necesito algo de seguridad en todo este caos. 

miércoles, 6 de julio de 2011

Llego tarde, llego tarde.

fuente: internet

Siempre he pensado que mi niñez se prolongó mucho más de lo que suelen hacerlo las demás, aunque fui una niña madura para mi edad.

El tiempo pasó y crecí, quiero decir que cumplí años, y puedo asegurar que he sido una adulta muy niña para mi edad.

Ahora creo que estoy creciendo, digo creo porque no sé cuando uno tiene plena consciencia de ser adulto de verdad, si es que eso existe.

Y el crecer, el acercar mi edad cronológica a mi edad emocional, ha hecho que note más la distancia que me separa con mi entorno más inmediato.

Un buen día me convertí en madre, de dos hijos biológicos y de otro que sólo me lleva un año. No quiero ser madre de quien no he parido. No quiero tener un adolescente que piensa que nací para amargarle su vida, y a día de hoy no encuentro la manera de cambiarlo.

Atrapada en un reloj imaginario, en un tic-tac resonante y asonante, donde crezco y decrezco en función de lo que me alimento.

Un conejo con sombrero que repite: llego tarde, llego tarde, ... y realmente no sé a donde voy.

Sé que no me despertaré del sueño y si lo hago ya no lo recordaré.

Encerrada, enmarañada, con collar de chimenea y camisa en forma de casa.

Que alguien invente el viaje en el tiempo, ¡pero ya!.

Sin embargo, dudo que volviese atrás, cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor.

lunes, 4 de julio de 2011

Hounddog



Acabo de ver Hounddog pero tengo que verla de nuevo porque la primera vez ha sido realmente impactante.

En mi caso toca algunas fibras sensibles, bastantes, y va a ser difícil verla pero tiene tantos detalles impresionantes que merece la pena.

La película está subtitulada en español así que se puede seguir bien. La actuación de la niña, con 12 años que tiene en la película, es impecable, te hace meterte de lleno en su papel y ha habido momentos en los que podía sentir lo mismo pero otros en los que me resultaba durísimo pensar lo que tenía que pasar por su cabeza, por su corazón.

Me quedo con el amigo negro, quiero tener uno así, bueno, de alguna manera creo que ya tengo uno así, aunque no es lo mismo. Sabiduría en cada poro de su piel, sentimiento, pasión.

El grito del que hablaba en la entrada anterior se parece bastante al de ella, pero para eso hay que ver la película. Me ha hecho pensar en qué nos pasa cuando reprimimos aquello que lo natural sería echarlo fuera y no lo sacamos,  y permanecemos inmutables, impecables, perfectas. Pero eso es otro tema.

Me ha hecho recordar el silencio de los niños. No siempren cuentan todo, de hecho lo realmente duro no lo cuentan y hay que estar atentos para no abandonarlos cuando más nos necesitan, que suele ser cuando callan. Me ha recordado que yo también me callé en ocasiones.

Ha tocado el tema de la traición entre amigos, el no ser nada, el permitir que te pisen, no por lo que eres sino por lo que transmites que eres.

Muchas cosas más que tendré un pelín más claras cuando la vea de nuevo.

Espero que os guste.

viernes, 1 de julio de 2011

Liberación

Fuente: Internet

Dejar libre al subconsciente, rendirte ante lo que tu cuerpo pide, acallar la mente, 

... yo, yo, YOOO, pegar patadas a un lienzo, sacar la rabia contenida, retenida, 

....gritar, gritar, GRITAAAAARRRRR......

.
.

Mirar unos ojos, sentirme en casa, sentirme a salvo.

Todo está bien, tranquila, regresa sin la carga que llevabas.
.
.

A veces las palabras no alcanzan para describir momentos.

.

.

viernes, 24 de junio de 2011

quieta parada?



Si tuviera que representar en una gráfica mis estados de ánimo se parecerían mucho a las montañas que dibujan los niños, a los dientes de sierra, o quizás sería aún más similar al electrocardiograma de los hospitales de las películas, una línea base y unos picos altos.

Mi estado general es bajo, muy bajo, estoy en un momento en el que si algo parece que puede salir mal, no te preocupes, saldrá peor. Tengo una sensación de "quédate quieta y no lo fastidies más", impresionante. Y en mitad de mi vacío aparecen sucesos aislados que me llevan a la cumbre, me hacen olvidar el día a día y me transportan al paraíso (bueno, bien, un poco exagerada pero al fin y al cabo es una forma de contarlo).

Hay varias cosas que he aprendido en este tiempo atrás e intento aunarlas de alguna manera para poder salir de este estado.

Una es que todo pasa, que nuestra vida es cíclica, que puedes estar arriba y algún día estarás abajo y viceversa, pero nada es permanente, por suerte. Ahora estoy abajo pero sé que saldré de esta.

Otra es que la inmovilidad me mata, la forma de solucionar las cosas que en mi caso sale bien es la acción no es la inmovilidad pero lo que me pide el cuerpo es quedarme quieta. Si me quedo quieta dejo mi destino en manos del idem o de los demás, pero no soy yo la que lo construyo y eso no suele empeorar las cosas.

La tercera cosa que he aprendido que tiendo a meterme en juegos imposibles como el de ahora, mi cuerpo me pide quedarme quieta, parada, callada y mi experiencia me dice que eso sólo me empeora. Trampas, soy especialista en trampas, pero por suerte ya las voy distinguiendo.

Otra cosa que he aprendido es que cuando uno decide hacer algo, el resultado puede ser una auténtica catástrofe pero la decisión estuvo bien tomada porque en ese momento cada uno elige lo mejor que podía elegir o que sabía elegir y aunque ahora lo hiciera de otra manera porque sabe más cosas la decisión era previa a este momento.

Ayer hablando con una amiga me decía que ella llegó a la misma conclusión en Port Aventura. Tenían que elegir en qué fila ponerse para entrar a algún sitio o coger entradas, y se decidieron una. Al cabo del rato vieron que era la otra la que corría más, pero eso lo supieron después de elegir, no antes. Es una decisión intrascendente pero hay otras más importantes y ocurre lo mismo.

Y eso es todo por el momento.

jueves, 16 de junio de 2011

Y ahora?



Hoy en el trabajo faltaba uno de los jefes, con el que más he trabajado desde hace varios años, y no he podido evitar escuchar una conversación que ha tenido con otro cuando ha regresado. Hablaban de médicos, de seguros médicos, de operación, de tener que esperar 8 meses, de que antes van los casos de cáncer, de aparato digestivo, de recuperación lenta y operación complicada...

Y enseguida me he quedado preocupada, ¿operación? ¿aparato digestivo? ¿recuperación lenta? todo eso me suena demasiado. Mi primer impulso ha sido... Oh Dios mío, qué le pasa, ¿está enfermo? ¿lo tienen que operar? si puedo hablaré con él y le preguntaré qué tal va y cómo lo lleva.

Esto ha durado unos 5 minutos, al cabo de 5 minutos me ha venido a la cabeza que en los 8 meses de baja no me llamó una sóla vez, ni un correo electrónico, ni un qué tal. Ni cuando estuve ingresada 3 semanas en el hospital, ni cuando me operaron, ni cuando me dieron el diagnótico de tumor, ni nada de nada.

Y he empezado a recordar que desde que he regresado y especialmente ahora en verano no me está encargando ningún trabajo, intuyo que porque otro jefe les ha dicho a los demás que este año me dejen un poco tranquila (mi trabajo en verano puede ser bastante duro). Pero eso le ha debido cabrear y me ha dejado de hablar, únicamente me contesta a algunas de las cosas que pregunto mientras enarca las cejas en plan "y tú que quieres?".

Me sigue dando pena pero ahora está la cosa entre pena y rabia y no puedo evitarlo.

miércoles, 15 de junio de 2011

Los sueños... sueños son...



Hace poco me despedí de él, me dijo que soñaría con el entorno, lo que no me dijo es que soñaría con él.

Aparece en mitad de mi sueño como lo haría cualquier amigo, sin brusquedad, y simplemente hablamos, de nada transcendente, creo, pero veo que estoy a gusto y él también.

Igualmente está en medio de otros sueños pero no lo veo, sin embargo sí que siento que está ahí. 

Supongo que poco a poco volveré a no recordar ni siquiera si he soñado algo, pero mientras tanto lo siento a mi lado y estoy bien.

No quiero pensar si él habrá soñado algún día conmigo... vaya, ya lo he pensado.

martes, 14 de junio de 2011

Sé tú misma, ...si es que puedes.

¿Y quién soy yo? 

¿Alguien tiene la respuesta a esta pregunta?

¿No es lo que todo el mundo se plantea alguna vez en su vida y se da cuenta de que no tiene respuesta?
Si no sé quien soy ¿cómo voy a ser yo misma?

¿Acaso somos inmutables, permanentes, lineales?

¿Cuántas veces hemos deseado ser de otra manera? 

Si siempre somos nosotros mismo ¿Cómo vamos a poder cambiar si así lo deseamos?

¿Tenemos que negarnos ser como queremos ser sólo porque no seamos así? 

Un día me apetece ser simpática, otro día ser una borde, otro día impasible, otro extrovertida, otro una artista, otro una mística y otro una puta. 

Lo haré o no lo haré pero ¿tengo que dejar de ser lo que me apetezca simplemente porque yo no soy así?.

Y si soy yo misma ¿no  me estaré limitando a una sóla realidad? 

Aunque da para más, después de meditarlo te doy la razón, es una absurdez esa frasecita.

domingo, 12 de junio de 2011

Te quiero... no es tan difícil.

El otro día me sorprendía porque el tema de conversación era sobre si los padres/madres nos habían dicho lo que nos querían.

Me sorprendí al ver que dos mamás de más de 40 años hablaban de que sus padres nunca les habían dicho que las querían, y yo me sorprendía.

En un ambiente completamente diferente otra amiga de treintaymuchos decía que el otro día por primera vez su padre le dijo que la quería y estaba alucinando. Y yo seguía sin poder creer lo que oía.

A mí mis padres sí que me han dicho que me quieren. Otra cosa es lo que piense yo de eso.

Mujeres hechas y derechas preguntándose si sus padres las quieren, o las han querido, o no, o sí pero no han sido capaces de decirlo.

Y entonces llegó el momento. Estaba con mi hijo de tres años antes de dormirnos y lo abrazaba mientras le decía "te quiero mucho" y él me contestaba entre susurros "yo también te quiero". Era un momento ideal cuando se me ocurrió preguntarle si sabía que papá también le quería mucho y su respuesta me dejó helada, "no", me respondió.

- ¿No sabes que papá te quiere mucho?.

- Papá no me quiere.

- ¿Porqué piensas eso?.

- Porque nunca me ha dicho que me quiere.

Enseguida me acordé de mis amigas, casi 40 años después ellas siguen pensando lo mismo que mi hijo. Y supongo que algunas con 80 seguirán pensando que su padre nunca les dijo que las querían.

Llamé al padre de la criatura y le conté lo que pasaba y entonces mientras el peque se tapaba la cara con las manos su padre le hacía cosquillas y le decía que le quería mucho.

Hemos hablado de eso los dos, y de la necesidad de que les diga que les quiere a los niños, porque en realidad es así pero ellos lo único que ven son los malos modos cuando está cansado.

No le he preguntado si alguna vez sus padres le han dicho que le quieren, me imagino la respuesta.

Si nos paramos a pensar lo poco que cuesta sentar a un niño en tu regazo, abrazarlo y decirle que le quieres, y lo mucho que se arrastra cuando eso no se hace...

Sólo quería dejar aquí esta reflexión.

jueves, 9 de junio de 2011

¿y si...?


Hoy le decía a alguien que me encantaría que me apasionara la política y meterme en un partido a muerte, pero no es así. Y quien dice la política dice cualquier cosa.

Aunque ya lo había oído hoy creo que me he dado cuenta de que igual se trata de asumir, no me gusta esta palabra pero es la que más se acerca, como soy, o como actúo, o que mi forma de ser es la de la no pertenencia a nada en concreto y a todo en general.

Hoy he podido descubrir que hay cosas que me apasionan pero no para toda la vida, durante un mes, un día, un año o más, pero no para toda la vida. Puedo meterme a aprender a coser con la misma pasión que podría estar jugando a las cartas, o realizando acciones de salvamento, pero esa pasión se apagará un día.

La pasión por la foto..., me gusta la fotografía, pero poco a poco se va diluyendo, hasta el día que haga un curso, o algo, que tenga más tiempo o esté más aburrida y vuelva a apasionarme. Esto me ha desestabilizado muchas veces. Me recuerda la típica frase "aprendiz de mucho, maestro de nada" y yo me veo ahí reflejada y a día de hoy no lo acepto.

¿Y si mi verdadera pasión fuera aprender?, no importa tanto el qué, ni donde, ni con quien, ¿y si fuera aprender no sólo cosas sino aprender de la gente nueva, observar y empaparme de toda esa novedad?
¿Y si me estuviera dando de cabezazos por ser como se supone que tengo que ser y simplemente no acepto que yo soy una persona elástica que se puede adaptar a muchos ambientes y no pertenecer a ninguno? ¿Y si no fuera capaz de aceptar que no pertenezco a ningún sitio realmente?

Son muchas preguntas que se agolpan en mi cabeza y las respuestas de unas acaban luchando contra lo que puede o debe ser.

Hoy, por fin, he entendido mientras conducía, qué suerte tener coche, que no me paro a ver lo que la vida me ofrece, sino que quiero que la vida me ofrezca mis anhelos por muy inalcanzables que sean.
No se trata de que la vida me de o no me de lo que necesito es que la vida me da lo que puede darme y yo me frustro cuando lo que me da no alcanza.

O peor aún cuando me lo da y yo necesito que lo mantenga en el tiempo y no es posible porque han sido tiempos de gracia, limitados, bellos, intermitentes y pienso que esos tiempos de gracia deberían ser tiempos corrientes y no es posible.

Frustración en mi cabeza.

Hoy ha sido un día de pensar y pensar, de llorar, de despedidas.

Voy a intentar sacar en estos días todo lo que llevo y posiblemente cerraré una etapa con lo que ello suponga.

sábado, 4 de junio de 2011

la sabiduría del cuerpo.


Ayer descubrí que no es casualidad que normalmente no vaya maquillada, ni que no use cremas normalmente y las que uso las dejo a mitad.

Que tampoco es casualidad que cuando estoy en plena crisis alérgica rechace colirios y gotas para ojos y nariz porque no me hacen nada o me sientan mal.

También entendí porqué mi recuperación tras la operación fue tan desastrosa y porqué tras la operación sentí que había perdido capacidad para pensar y hacer cálculos. Y porqué mi cuerpo y mi mente me decían que no podía volver a pasar por otra operación.

Y es que el cuerpo es sabio y deja de lado aquello que no le sienta bien.

Esta semana me hicieron unas pruebas alérgicas porque no me sentaban bien las gotas oculares cuando estaba con la alergia al platanero, es más, me las ponía y empeoraba. Los resultados han dicho que soy alérgica al Timerosal, un conservante y antiséptico que contiene mercurio. Es llamado de muchas más formas que no vienen al caso.

En el papel que te dan pone que el timerosal está presente en:

- vacunas: debido a mi alergia soy candidata a vacunarme de gripe, llevo dos años que me niego a vacunarme. No es casualidad. Ahora me da pánico vacunar a mis hijos si la vacuna lleva este compuesto.

- cosméticos: cremas hidratantes, máscaras, sombras de ojos, desmaquillantes... no me maquillo más que en contadas veces y odio desmaquillarme por la sensación que se me queda después en la piel. Dejo mis cremas a medias, no me pongo potingues de ningún tipo. No es casualidad, ni es que sea descuidada, ni poco presumida.

- antisépticos preoperatorios: vaya por Dios, a ver si va a ser esto por lo cual mi recuperación fue un calvario.

- Preparados oculares: solución de limpieza de lentillas, por suerte no llevo,  gotas para ojos y nariz utilizadas para las alergias: la causa por la que fui al médico.

- Productos de higiene personal: limpiadores sin jabón... conste que me lavo pero la piel siempre la tengo seca y sensible.

- y otras cosas más...

No es casualidad, no, todas estas cosas las rechazaba inconscientemente pero realmente me estaba protegiendo.

El problema que dan es que el mercurio se disocia y se puede ir a diversas partes del cuerpo, afectando al sistema nervioso, intestino (vaya qué casualidad que me operaran del intestino), riñones, hígado y cerebro...

Hablan que si el problema es por el mercurio, todo aquello que contiene mercurio puede estar afectando al organismo e intoxicándolo. Hablan de las amalgamas de los dientes (yo aún tengo algunas de las antiguas), que pueden producir una intoxicación en el organismo y llegar a diagnosticar a una persona de fibromialgia cuando realmente no lo es... ¿vendrán de ahí mis dolores articulares constantes, y algunas otras cosas más?

Lo único que me calma es pensar que para bien o para mal todo lo que refiero a los médicos mientras me miran con cara de "esta está alucinando, es una histérica", todo se confirma, antes o después.

Otro punto más a mi favor para creer en mí y en mis sensaciones.

Cada día me sorprendo más de la sabiduría del cuerpo.

lunes, 30 de mayo de 2011

Madre sabe más

Rapunzel es una peli que es recomendable al 100%, no sólo para niñas, sino para niños, padres, madres, abuelos, abuelas, tíos....

Chantaje emocional, envidia, opresión, desprecio disfrazado de cariño, y muchas cosas más son las que se pueden ver en esta película como sólo Disney sabe hacerlo.

¿Y quien es la que ofrece toda esta rastra de situaciones? La supuesta mamá.

Yo me quedé de piedra cuando la fui a ver con los peques. No es mi historia pero hay retazos de mí en ella. Me veo reflejada a veces como madre y otras como hija.

Lo impactante de ella es que es más fácil ver las cosas que haces con tus hijos o han hecho contigo cuando lo ves reflejado de una forma ajena a una misma.

Y cuando veo esto pienso en lo duro que es crecer pensando que no puedes hacer nada porque hagas lo que hagas te va a salir mal.... ya te lo decía yo.... o que el mundo exterior es horrible y tú estás desprotegida, .... o que sólo al lado de los tuyos podrás ser feliz, .... o que los de fuera sólo quieren aprovecharse, nunca te quieren....

Cuando uno crece olvida todo esto, pero el poso queda y sale el miedo, la frustración, la desgana, y otras cosas.

No creo que sea buena idea estar reviviendo constantemente cosas de estas pero sí es bueno darse cuenta para no caer en los mismos errores, para ver lo que no fue justo y entender cosas del ahora.

Creo que todos nos merecemos crecer sanos y si no se nos proporciona siempre nos quedará el derecho a cambiar. Se puede cambiar, si no plenamente, sí podemos hacer que no nos afecte de manera irracional.

La primera escena, para el que no la haya visto, empieza cuando Rapunzel, que ha estado en una torre toda su vida (secuestrada aunque ella piensa que con su madre), pide a su "madre" que la deje salir de la torre... es decir cuando uno empieza a querer vivir por sí mismo.



La segunda es cuando se escapa y la madre la alcanza, todo lo que ella pretende...se lo echa por tierra.


Espero que os guste.

viernes, 27 de mayo de 2011

Premio de relatos conjuntos

Este es mi segundo premio y viene de la mano de relatos conjuntos. Es una página creada para ser escrita entre todos los que quieran. Cada cierto tiempo se cuelga una entrada y hay que escribir un minirelato, el ganador recibe de premio una imagen y tiene que publicarlo en su blog.
Animáos más, cuantos más estemos más creativo, divertido, diferente... será.
Gracias a todos por el premio y por el cariño.


Este es mi premio y me encanta, una aurora boreal como la que algún día veré.











Y aquí está la foto y el relato con el que he ganado.

Desde mi realidad

 ¿A quien le contaré que no distingo la realidad de mi realidad?
 
He empezado a verla por todas partes, en la parada del autobús, en el espejo del baño, reflejada en aquel escaparate.
 
La veo y me repito que es hermosa, pero no sé quien es.
 
El otro día la vi junto a mí esperando a que el semáforo cambiara a verde y le pregunté quien era.
Me di cuenta que la gente de mi alrededor se volvió y me miró con cara extraña.
 
La cajera del supermercado no sabía si darme las vueltas a mí o a mi amiga invisible con la que comentaba que me gustan más las sopas de estrellas que las de letras.
 
Poco a poco nos estamos conociendo un poco más, bueno, ella a mí, porque yo le cuento toda mi vida, pero ella sigue sin decirme nada, sólo sonríe.
Mi familia está preocupada y han pensado que es mejor visitar a alguien experto.
Es un lugar grande, con jardines, muy tranquilo, y el amable director me dice que le hable de ella y yo se la presento, aunque ella no pone muy buena cara.
Me han dejado aquí, para que descanse una temporada. Cada mañana tomo unas pastillas que me sacan de mi realidad y me llevan a la realidad del resto. Cuando me toca tomarlas protesto pero la veo con un dedo en sus labios que me invita a callar y siento que me dice que es mejor así, poco a poco se desvanece y me despido hasta el día siguiente.
 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino