sábado, 16 de julio de 2011

Menudo resacón.


Ayer me fui de fiesta con 3 amigas. Yo ya he comprobado que desde el año pasado mi resistencia al alcohol es cuasi nula, se me sube a la cabeza hasta si paso al lado de la sección de licores de los supermercados. 

Pero aún así cayó un vinito en la cena, un chupito de fray angelico al que nos invitaron por eso de que le dimos vidilla al local hiperserio al que fuimos, 2 ó 3 gintonic, una cerveza y otra ronda de chupitos, no sé de qué, que nos invitaron en otro bar. Resultado... para qué decirlo, diversión, risas, bailes, y esta mañana un resacón.

El sitio para cenar lo elegí yo, y me juraron las demás que en toda la noche iba a elegir un sitio más. Era un lugar mono, serio, sin apenas ruido de voces o de nada. Pero los sitios son lo que la gente hace de ellos así que al poco de llegar nosotras el número de decibelios había subido considerablemente y no sólo por causa nuestra, los demás se contagiaron un poco también. Como anécdota nos invitaron a un chupito y nos animaron a volver cuando quisiéramos.

A partir de ese momento fue mi bautismo de gin tonic, estrenar labios nuevos, rojo pasión, y un escote más allá de lo que me permito normalmente. Ah! y bailar, bailar y bailar.

En uno de los bares que fuimos una chica despampanante, con melena rubia, unas piernas de vértigo y una sonrisa encantadora se subió de motu propio a la barra del bar y pensé, olé por ella, sin complejos, porque sí, porque ella lo vale. Qué diferencia con lo que pensaba antes.

Lo reconozco, ayer me emborraché como cuando tenía.... a ver... anda! como nunca!. Ayer cumplí mis 17 años, sí, aquellos que me perdí  porque estaba en otra guerra. 

Conocimos a un chaval de 26 años que no se echaba atrás ante 4 mujeres casadas que tenían entre 10 y 20 años más que él, divertido, simpático, hablándonos del tiempo que llevaba "sin". Y yo con mi cogorcilla simpática agarrada a su cintura. 

Fuimos a un bar heavy y el camarero con su piel blanca pétrea, su melena pelirroja ondulada hasta mitad de la espalda, sus ojos claros y su sonrisa me encandilaron, y sí, le pedí hacerme una foto con él, un encanto el chico. ¡Dios!

En aquel bar mientras iba al lavabo entendí eso de qué cuantas más copas menos fea es la gente, me hubiera parado con cualquiera a hablar o lo que se terciara, todos me parecían geniales.

Si a estas alturas alguien se pregunta ¿y estará orgullosa?, pues sí, qué caray, lo pasé de miedo.

No es para repetir cada fin de semana, pero desde luego, no me lo podía perder. Ojos nuevos, mente nueva, es lo que estrené ayer.

Por cierto como nota curiosa añadiré que el alcohol te ayuda a tener una claridad mental a la mañana siguiente escepcional, pude comprobar que efectivamente la tierra gira, y vaya si gira. Lo único que se me ocurría esta mañana es eso de que paren el mundo que yo me bajo. Menudo resacón.

7 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Jajajaja, y que te quiten lo bailado a pesar de la resaca.

Hay que vivir la vida y los instantes que nos hacen felices...

Un abrazo y que la resaca se vaya y quede ese buen recuerdo.

Naar dijo...

jajaja, pues no suena nada mal el asunto, desde luego!
yo es que soy super abstemia, pero si lo pasaste así de bien, igual hasta mereció la pena la resaca, no?

Douce dijo...

"In vino veritas" dijeron los antiguos y parece que tenían razón. Viene bien que aunque sea de vez en cuando surja ese yo que tenemos 'secuestrado'.

¡Enhorabuena!

muerte roja dijo...

Bueno, ya hoy estarás mejor!!

Hoy veras el día mas relajado y resacón es historia, ahora verás las cosas buenas de esa noche y lo divertida que fue no?

Seguro que será así, yo que tambien deje de beber hace mucho, cuand algún día especial me paso uhhhhhh!!
Es horrible...

Me he reido al leer tus aventuras con resacón.
Un besito ;)

Goyo dijo...

Yo vengo despacito por si acaso hago demasiado ruido... Vale, han pasado unos días ya, pero... hay cosas que duran y duran y duran...

Ha sido genial tu relato de la noche. Me alegro que lo disfrutaras. Sólo una pregunta: ¿De qué marca era la ginebra de tu gin-tonic?

Ariadna dijo...

Felicidades! Te lo pasaste de miedo. Te convenía y aprovechaste el momento. Luego, a la mañana siguiente se pagan las copas y los excesos, pero... que te quiten lo bailao!

Abrazos!

Francesca dijo...

Hola Logan y Lory, pues eso digo yo, que me quiten lo bailaó. La resaca ya se fue pero la sonrisa continúa. Besos.

HOla Naar, fue genial, y mereció la pena pero la próxima vez que faltan apenas 10 días para ella, un sólo gin tonic y lo demás a agüitas. Besos

Hola Douce, este yo tiene que salir a pasear más veces que realmente es más guapo y feliz que el que luzco a veces. "in gintonic veritas" también. Besos.

Hola MR, ya estoy mejor, y sigo pensando que fue genial, la foto con el camarero heavy dan ganas de enmarcarla, qué mirada y qué sonrisas. aysss. Besos.

Hola Goyo, haces bien en no hacer ruido que hasta ayer me duraron los efectos, hoy ya se pasó todo. La ginebra creo que era bombay en algún caso pero en otros sitios ni lo ví. Estaba yo en otras guerras. Besos.

Hola Ariadna, gracias! Carpe diem, dicen y prediqué con el ejemplo. En dos viernes ya cumplo los 18 ;o) Besos.

 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino