miércoles, 29 de diciembre de 2010

Feliz 2011!

foto sacada de internet.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de experiencias, lleno de peripecias.
No has de temer ni a los legistrones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Poseidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado,
si una exquisita emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los legistrones y los cíclopes y el feroz Poseidón
no podrán encontrarte
si tu no los llevas ya dentro, en tu alma.
Si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano
que te vean arribar con gozo, alegremente
a puertas que tu antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías.
Acude a muchas ciudades de Egipto para aprender,
y aprende de quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Itaca:
llegar aquí, he ahí tu destino.
Mas no hagas con prisa tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo a la pequeña isla
rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Itaca te enriquezca.
Itaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ella, jamas habrías partido,
más no tiene otra cosa que ofrecerte.

Y si la encuentras pobre, Itaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya que significa Itaca.
(Itaca, Konstantinos Kaváfis 1863-1933)

martes, 28 de diciembre de 2010

Somos un 99% de aire



En ocasiones me da por pensar, es un feo vicio que intento erradicar pero aún no lo he conseguido.

Y aunque pensar pensamos todos, a mí me da por pensar cosas inútiles. Aunque,... ¿cuál es entonces la diferencia con el resto de los pensamientos?... Bueno, volviendo al tema.

Mi último pensamiento ha sido totalmente reduccionista, ¿Qué soy yo? y si me lo permites ¿qué eres tú, tu vecino y mi perro que no tengo?.

Empezamos, soy persona, guays, si me acerco un poco más, soy piel, pelo, huesos, vísceras,... puag.

Acerquémonos más, tejidos diversos, y esos tejidos ¿se componen de?... muy bien moléculas. Quizás he sido demasiado reduccionista, tenía que haber pasado antes por el ADN, pero bueno, al fin y al cabo es una molécula.

Esto ya no resulta tan asqueroso, de hecho es como muy aséptico ¿quien ha visto una molécula echarse un pedo o sacarse mocos? Ays, que me despisto. Veamos una molécula.





La molécula se compone de átomos, las bolitas de colores, cuando hay átomos que comparten electrones se forman los enlaces, ...vale, más o menos. Los enlaces son esas barras blancas que unen las bolas, pero realmente no son materia.

¿Qué observamos?... o mejor dicho ¿qué no vemos?... el espacio, mucho espacio entre átomos, aire.

Pero la cosa no queda aquí, vamos a ver esas bolitas, veamos los átomos.



Cada bolita de esas está formada por multitud de otras bolitas, los neutrones y protones que están en el centro y los electrones que giran en órbitas alrededor de ellos, como los planetas alrededor del sol.

¡Caramba que coincidencia!, bueno eso es otro tema, me vuelvo a despistar.

Lo que antes parecía materia, el átomo, resulta que está compuesto de nuevo de aire y algo más... mucho espacio dentro y además es que por mucho que lo intentes no lo puedes comprimir, tiene personalidad y te dice que él necesita su espacio y su intimidad, no puedes mover las órbitas y juntarlas un poquito para que haga espacio a otros.

Y qué es un electrón o un protón, ¿materia? ¿energía? ¿ambas?.

Acabamos de llegar a una conclusión, vale, no te meto, acabo de llegar a una conclusión y es que estamos formados en un 99% (a ojo) de aire, lo que pasa es que nuestros ojos no pueden verlo. Somos un auténtico timo para nuestros sentidos.

¿Qué hace que veamos materia y la toquemos y la olamos? la energía que mantiene unidas todos esos electrones, neutrones, protones y nos da la sensación de continuidad.

Por eso cuando nos falta energía enfermamos, y cuando ya no hay suficiente energía para vivir, morimos y nuestro cuerpo se descompone, ya nada mantiene unidos a los electrones alrededor del núcleo. Quizás eso explique la aparición de tumores, falta o exceso de energía en determinados órganos, salto de electrones, cambio de moléculas, etc... no sé, esto tengo que pensarlo.

Y bueno, seguro que todo esto ya lo dijo alguien, lo que estoy segura es que no lo he copiado, al menos conscientemente porque si de algo me puedo avergonzar es de mi vasta incultura y desinterés por muchas cosas.

Otro día hablaré de lo que pienso del conocimiento, de cómo aprendemos, quizás entonces cuando sepáis mi teoría ya podré decir que sí, que lo copié pero que no lo sabía.

Besos mil.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Sé feliz



Visto en la red, me lo quedo!

ENTRELOBOS


Una película para disfrutar, para pensar, para salir, para ver.

Que la disfrutéis, al menos la mitad que yo, ya será bastante.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Los demonios de Francesca

Imagen sacada de internet.

Todos tenemos nuestros demonios dentro, y no me refiero a esos que nos hacen ser "buenos" o "malos" sino a los que hacen que nos sintamos desgraciados.

Ayer salieron todos fuera de mí en una sacudida violenta y empezaron a susurrarme cosas. Intenté hacer el silencio en mí pero no podía.

He pensado que la solución pasaba por acallarlos y entrar en mí misma. Allí encontraría una respuesta, pero no puedo hacer que dejen de hablar.

Cuando trato de relajar mi cuerpo para así poder llegar a mi mente, tomo conciencia de mis pies y mis dedos están agarrotados, mis rodillas encogidas, mis brazos cruzados, así que trato de estirar los dedos de los pies y relajarlos, estirar mis rodillas y relajarlas pero mis brazos siguen cruzados y al intentar colocarlos a lo largo de mi cuerpo me siento desvalida.

Mientras tanto mis demonios han dejado de susurrar, se han colocado en fíla delante de mí y se están partiendo de risa.

Buscando una solución he pensado que lo mejor sería matarlos uno a uno, pero ni tengo las armas para hacerlo y aunque las encuentre ¿de qué serviría? En poco tiempo otros vendrían a ocupar el hueco que dejaron estos, más sutiles, más refinados, más difíciles de ver.

¿Qué hago?...

Esta ha sido la meditación ¿qué hago con mis putos demonios? Vocabulario un poco soez para una meditación.

Sólo me queda conocerlos, para eso tengo que hacer de tripas corazón y escuchar todas las mierdas que me dicen. Porque cada uno especialista en algo.

Ya he identificado al miedo, es el más bravucón y el que sale en cuanto tiene ocasión. Pensé que lo estaba venciendo pero ahora es el que más fuerte se ríe. Supongo que la venganza la sirve fría.

La soledad no buscada sigue detrás, la obscura, la densa, la negrura que te asfixia.

Pero aún quedan más.

Está el fatalismo, el todo sale mal siempre, el nunca levantarás cabeza, el justo ahora cuando mejor...

Es curioso, conforme los nombro se va haciendo un silencio incómodo. No quieren que los conozca, pero lo que no saben es que han estado mucho tiempo expuestos a la luz y sólo es cuestión de recordar.

El círculo vicioso, el que me hace llegar a razonamientos sin salida, el que me cierra todas las puertas posibles.

El victimismo, pensar que soy yo la única y más perjudicada y no ver que en el campo de batalla hay víctimas inocentes.

La culpa, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, siempre sibilina, la más sutil, la que me hace ser el centro del mundo a través de la culpa. El efecto mariposa pero en negativo. Francesca estornuda y miles de persona mueren de frío en el mundo.

El idealismo que me dice que todo hasta ahora era perfecto, y me hace ver todo tan hermoso, hasta el momento en que deja de serlo y nunca más lo podrá ser.

Todos ellos me llevan a la inmobilidad, si no me muevo las cosas no podrán ponerse peor, lo curioso es que tampoco mejorarán. Es otro de mis demonios, el paralizante.

El racionalismo, pensar que todo se puede solucionar pensando en una solución.

Vale!, de momento, vale! hay más pero por ahora es suficiente. Por lo menos ahora sabéis que os conozco y os reconozco.

Antes de ayer me pidió o no pidió una amiga, amiga de la contradicción, que me definiera. Le dije que era imposible definirme porque estaba en plena reconstrucción, que lo que hoy soy mañana no me vale, que le podía decir únicamente en qué momento me encontraba, pero que si mañana me veía ese momento había pasado ya. Nunca tan a punto esa autodescripción, nunca tan certera.

De nuevo me toca seguir reconstruyendo, lo que acaba de destruir un terremoto. Ha roto mis nuevos ladrillos y tengo que buscar otro material que resista los embites.

Lo curioso es que no se trata de buscar un material más duro sino más flexible, resistente pero flexible.
Esto daría para muchos post. Aquí lo dejo de momento.

Me voy con mis putos demonios a ver qué me dicen, hoy no quiero pensar en soluciones, me las machacarían ellos y no quiero.

jueves, 23 de diciembre de 2010

intersecciones



Tenemos un conjunto Y con unas particularidades curiosas y atípicas.

Tenemos un conjunto X en principio independiente del Y pero que comparte algunas particularidades curiosas y atípicas de Y.

¿Cuál es la probabilidad de que dichas peculiaridades sean compartidas por dos personas desconocidas?

Creo que poca, con lo cual empiezo a deducir y me estalla la cabeza! Ja!

Esta ha sido la noche de hoy.

No sé si reir, llorar, enfadarme o qué hacer.

Creo que simplemente voy a disfrutar de las sorpresas que da la vida, pasar de intersecciones y de suponer más allá de lo que realmente conozco.

¿Quién dijo que vivir era aburrido?

domingo, 19 de diciembre de 2010

Vivir mi experiencia o la tuya

Querer conocer el mar y tener miedo a mojarse,
escalar las cumbres y tener miedo a enfriarse,
desentrañar misterios y tener miedo a las sorpresas,
supone no conocer el mar, ni escalar cumbres, ni desentrañar misterios.

Para eso están los libros, los vídeos o la música,
para conocer hasta la profundidad de la superficie,
para imaginar lo que sintieron los que de verdad estuvieron ahí.

Pero si lo que quiero realmente es adentrarme en la esencia de las cosas
debo dejar el miedo a un lado y sentir el agua, el frío y asombrarme con la novedad,
quizás entonces escriba libros, grabe imágenes y componga las letras para otras vidas ajenas a la mía.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

PUEDE SER...


La canción lo dice todo, copio la letra.

Puede ser, que me haya equivocado una y otra vez,

pero esta vez es cierto que todo va a ir bien,

lo siento aquí en el pecho y en tu cara también

y debe ser que pienso igual que ayer pero del revés

todo se ve más claro, más fácil no sé,

las cosas se van ordenando solas sin querer,

y dicen que si una puerta se cierra se abre otra no sé

mas grande más bonita y más fácil que ayer, mas fácil que ayer

y esta vez en cambio de una puerta viene un ventanal

muy sólido muy fuerte y con vistas al mar, con vistas al mar…

Y puede ser que me equivoque otra vez

y puede ser que vuelva a perder,

pero la vida me dice que me toca a mí eso de sentirme bien. (2)


y ahora que se marcha la tristeza y las penas también

quisiera despedirme diciéndoles que

espero que no nos volvamos a ver

debe ser que pienso igual que ayer pero del revés

todo se ve más claro, más fácil no sé,

las cosas se van ordenando solas sin querer,

y dicen que si una puerta se cierra se abre otra no sé

más grande más bonita y más fácil que ayer, mas fácil que ayer

y esta vez en cambio de una puerta viene un ventanal

muy sólido muy fuerte y con vistas al mar, con vistas al mar…

y puede ser que me equivoque otra vez

y puede ser que vuelva a perder,

pero la vida me dice que me toca a mí eso de sentirme bien.(2)

viernes, 10 de diciembre de 2010

Los lados de mi cama



Al lado derecho de mi cama, tomándolo desde la posición de dormir, existe un agujero negro, un triángulo de las bermudas, donde todo lo que cae durante la noche o antes de acostarme y no recojo a tiempo desaparece.


Al lado izquierdo, a mi izquierda, está el polo, frío, lejano, árido, un lugar donde hay que echarle ganas para ir a visitarlo y mucho más para vivir en él, pero este lado lo dejaré para otro día.


Volviendo a mi lado derecho, ya he perdido varias cosas de diferentes tamaños, desde un cochecito de juguete metálico, a un trozo de tela de un palmo de longitud, pasando por pendientes y quien sabe qué más.


Miro debajo de la cama pero no hayo lo que pierdo, se debe esconder en algún lado del canapé.


He llegado a pensar que quizás algún día me levante y al ir a poner el pie en el suelo esa negrura me absorba y me lleve a otro lugar, donde encontraré el resto de mis cosas. Me he preguntado si al desaparecer realmente estaré escondida en algún lugar debajo de mi cama esperando a ser absorbida por el aspirador, pero no me ha motivado mucho el final tan polvoriento y con tantas pelusas.


Finalmente hoy he decidido que me importa un pimiento, un tomate y una lechuga si las cosas que caen por ese lado se pierden pero que yo no voy a desaparecer como si nada en ese lugar sin nombre.


Después de una semana de oscuridad he descorrido las cortinas, levantado las persianas y abierto la ventana, y no me he abalanzado sobre las copas secas de los árboles que hay abajo, porque aunque he descubierto que puedo volar no es ese tipo de vuelo y una no está para hacer experimentos arriesgados.


He mirado un poquito más lejos del ahora, dos años, cuatro tal vez y he soñado, pero esta vez con los ojos abiertos y los pies en el suelo, que volaba, que mi cuerpo era ligero y la energía que lo recorría limpia y brillante, capaz de llegar hasta el confín de mis posibilidades.


Y con esto me despido por hoy. Me voy a soñar un ratito más, a ver hasta donde puedo llegar y mañana decidiré lo que hago para conseguirlo. Buenas noches a todos.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Cerezos en flor

Para el que piense que todo termina aquí ¿de qué sirve acabar entendiendo al otro cuando ya se ha ido?. Para el que piense que la vida transciende a la vida... es un comienzo.

Para mí todo se confunde, de nuevo la vida corre más rápido que yo, y no entiendo nada. Sin embargo lo siento todo. He sido la esposa en esta película, los hijos y el esposo. Soy cada uno de ellos.

Me ha cuestionado las maneras que tenemos cada uno de mirar, hijos que miran a los padres como unos pesados, maridos que miran a sus mujeres como esposas y no ven a la mujer que hay dentro.

...Extraños que te miran y te ven. Menos mal.

¿A cuántas personas vemos realmente? no es sólo cuestión de cantidad, es más cuestión de los que tenemos al lado, con los que dormimos, comemos, soñamos... ¿de verdad estamos a su lado o la vida pasa tan deprisa que no tenemos tiempo de detenernos y bajarnos un rato para ver y no sólo mirar?

Me ha cuestionado las excusas que ponemos cuando ya no hay nada que hacer, el entender la locura...

Una película para ver y no sólo mirar.

¡Qué os guste!

lunes, 29 de noviembre de 2010

Cuando la vida escandaliza


He encontrado esta entrada entre los borradores, la pongo ahora, unos meses después.

Creemos ser muy liberales, pensamos que todo es posible y lo aceptamos mientras no hagamos daño a los demás, mientras no perturbemos la paz y la libertad del otro, pero no siempre es así.

Porque cuando esas decisiones no coinciden con las nuestras, cuando son irracionales, cuando podemos sacarles punta y decir desde un "está loco" hasta un "no sabe lo que hace", hay quien se escandaliza de las decisiones libres y sinceras de los demás.

Ignorante, loco, son sólo dos de los adjetivos cariñosos con los que apodamos a aquellos a los que no entendemos.

Pensamos que somos capacer de ponernos en el lugar del otro, ¿en serio lo hacemos o seguimos pensando que la verdad es una y que fuera de la nuestra no hay opciones?.

A veces ni siquiera nos paramos a escuchar los argumentos, los tomamos como excusas o como confirmación de lo que ya pensábamos.

Y llegados a este punto me pregunto, ¿cuándo llegaremos a ponernos en la piel del otro, a cerrar los ojos y sentir, SENTIR, lo que el otro siente, o al menos mínimamente lo que intenta transmitirnos?

¿Cuándo seremos capacer de respetar de verdad, de ser capaces de acompañar al otro por el camino que escogió sabiéndolo libre a él, y a nosotros privilegiados por estar a su lado?

Si no somos capaces de acompañar, ni de sentir, ¿seremos capaces al menos de escuchar?.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Arquitecta de interiores




Llevo ya casi dos años de reconstrucción, en los que he tenido que derrumbar lo poco que quedaba de mí para hacerme de nuevo.

Me ha tocado excavar en roca, quitar escombros, romper con todo lo que me sustentaba ,o así lo creía, y hacer unos cimientos fuertes.

Han sido dos años duros, pero ahora empiezo a recoger los frutos.

Mi vida no ha cambiado nada o sí, según se quiera ver.

Sigo en el mismo trabajo que me agobiaba, con la misma gente, los mismos compañeros y jefes, pero ahora me empiezo a colocar en mi sitio y ya sé que lo que siento en el trabajo generalmente no es tanto por causas externas como por mi propia frustración.

Mi pareja es la misma, las circunstancias similares, pero por fin empezamos a hablar... un pequeño paso el hombre un gran paso para la humanidad.

No me ha tocado la lotería, pero sé que de todo se sale.

La salud se ha resentido profundamente, pero me ha permitido darme cuenta de que mi cuerpo me avisa de las cosas que me hacen daño, es un amigo, un compañero, un guía al que quiero y hago caso. Me ha permitido fiarme más de mí misma y de mi intuición ya olvidada.

Estos dos años me han llevado a realizar un cambio sustancial en mi vida, en mi yo más íntimo.

Soy capaz de ver si la realidad me hace daño o son mis propias insatisfacciones y según cual sea la respuesta poner remedio.

Puedo sentir, da igual el qué, pena, alegría, emoción, tristeza, enfado... sin dejarme arrastrar por el sentimiento ni luchar contra él, simplemente vivirlo. Hace tiempo dejé de sentir por miedo.

Ahora puedo decir que no soy la misma, que los cimientos se han cambiado y saneado los materiales de construcción. Hasta la fachada ha mejorado visiblemente ;o)

No todo se ha ido, el estilo permanece, por ejemplo sigo siendo obsesiva con algunas cosas y le doy vueltas y vueltas a lo que hago mal, pero... ahora me doy cuenta y no me meto en la espiral que me arrastraba a un fondo oscuro del que no podía salir.

Y aunque no es todo perfecto, porque llega un vendabal y arrasa con el tejado, o una granizada rompe los cristales, ahora sé cómo volver a construirlo.

Sé que no vale con construir, que hay que mantenerlo y eso es trabajo del día a día.

Pero por primera vez en mi vida, me gusta lo que estoy creando.

martes, 23 de noviembre de 2010

Naderías de un martes cualquiera.


¿Porqué el deseo de ser distinto/a a los demás nos hace igual al resto de personas que quieren ser distintas?


¿Porqué cuando te ofrecen un fin de semana diferente suele ser igual a lo que te ofrecieron en otra ocasión?


¿Porqué diferente tiene un matiz de especial, megaguays y a la vez un matiz peyorativo según el contexto en el que se de?


¿Porqué si queremos ser diferentes sin embargo no queremos llamar la atención, lo cual nos condiciona a ser como los demás?



Besos.

domingo, 21 de noviembre de 2010

El Uno en lo Múltiple


Este es un libro de Javier Melloni, habla sobre las religiones mayoritarias y sobre aquello que las une, que es Aquello que las inspira, así como de su riqueza y la razón de su diversidad.

De cómo la diversidad no es un motivo de alejamiento sino que nos permite conocer diversas facetas de un Todo.

Comenta como ese Uno se hace realidad en cada civilización y la forma que tiene cada civilización de entenderlo es a través de sus palabras, de sus circunstancias, de sus simbolismos. Esas palabras, etc... son diferentes en cada religión, esas palabras acercan a ese Uno a las diferentes personas.

Cualquier religión permite acercarse al Absoluto pues en cada una de ellas se obtiene la parte y el todo. Sin embargo, cuanto más cerca se está de ese Uno, cuanto más se funde el individuo en el Todo, menos necesita de las palabras y la religión transciende pues es sólo un vehículo que le lleva a estar ahí, a quedarse con la Esencia.

No es un libro fácil de leer, al menos para mí, tiene su parte más densa o así lo veo yo que es la de descubrirte las diferencias y analogías de las religiones, y su parte mística que es la que me está enamorando plenamente y tengo que leer y parar para poder deleitarme un poquito y saborear lo que leo.

Veo escritos los sentimientos que tengo desde hace ya tiempo, y me hace sentir bien, ya no me considero una proscrita que va buscando más allá de lo que tiene en la mano porque hay algo que empieza a quedarse corto. Sin embargo no puedo rechazar lo que tengo pues reconozco en ello un valor incalculable.


Os dejo este enlace en el que le hacen una entrevista a Melloni. Que lo disfrutéis.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Feliz .... todo.



Hoy celebro la vida, la salud, la entereza,

celebro el encuentro, la amistad, la compañía,

celebro el cariño, el amor, el feeling,

celebro estar con mis hijos, verlos crecer, abrazarlos,

celebro que estén mis padres, comer con ellos, enfadarnos medio en broma medio en serio,

celebro ver a mi hermano, sus silencios, sus palabras, su sonrisa entrecortada,

celebro todo, y en especial, hoy, mi cumpleaños.

Soy feliz, estoy serena, vivo acompañada, no puedo pedir más.

domingo, 14 de noviembre de 2010

1 año después


Hoy me he dado cuenta de que ya he cumplido un año aquí, y ha sido porque el año pasado acudí a ver una muestra de Jazz que me encantó y este año he vuelto a ir, pero a ver Soul.

Descubrí un amante en el Jazz, en el Jazz en vivo (sigo sin poder escuchar dos canciones seguidas en cd, sin embargo verlos actuar es diferente). Hay magia, hay encanto, hay pasión, hay fuerza.

Y me volvió a pasar, ayer me enamoré de un niño de 25 años con una fuerza impresionante en los escenarios, su voz negra en un cuerpo hiperdelgado. Con lo que se movía, saltaba, corría, bailaba es imposible que pueda engordar ni un gramo más. Una amiga mía pensaba que su profesora del cole lo tuvo que pasar muy mal con un niño tan movido, pero qué fuerza derrochaba en los escenarios. The Faith Keepers, un grupo en el que ninguno de sus componentes tiene más de 25 años, y encima de mi tierra. Les auguro un buen futuro en la música.

Y luego me enamoré de otro más mayor, el cantante de Soul Tellers, me enamoré de su seguridad, de su saber lo que quiere, saber pedirlo y obtenerlo. Grabó en vivo la actuación, en la que todos participábamos de alguna manera con los coros, aplausos, etc... Daba la sensación de "no sois vosotros los que habéis elegido venir a verme, he sido yo el que he elegido estar aquí cantando para vosotros", y era una sensación de fuerza, de seguridad pero para nada desagradable. Me enamoré de su saber estar en un escenario, de su forma de dirigir a todo su grupo y pedirles que continuara uno u otro, o pararan o fueran al micrófono suyo, sobre la marcha, improvisando.

Quizás eso fue lo que me impactó, esa capacidad de improvisar tan fantástica, sabiendo que todo va a salir bien porque sabes lo que haces, lo que pides y a quien se lo pides. Cuántas cosas aprendí ayer viendo interpretar Soul.

Eso sí, me sigo quedando con el Jazz como espectáculo, de momento no he visto nada semejante a lo del año pasado.

viernes, 12 de noviembre de 2010

se acerca el adios...




Siente que el momento llega,
siente que tus huesos son fuertes.
Siente, estamos ayudando,
lo divino está contigo.

Siente, el niño está en la puerta,
vivirá para abrazarte.
Siente, estás en buenas manos,
y eres parte de la tierra.

Tienes lo que necesitas,
madre de todos nosotros.


Está cerca la despedida de un grupo de mujeres con las que me siento una, con las que me siento acompañada, llena. Va para ellas.

Se acerca el adios, y hoy es el día que más lo he podido percibir, con alegría de lo vivido, con una profunda tristeza, con un agradecimiento inmenso, sintiéndome plena y a la vez en proceso de ser.
Tenemos lo que necesitamos.

Somos mujeres de parto, somos mujeres a punto de dar a luz al niño más hermoso, a nosotras mismas, nuestro auténtico yo.

Y como todos los partos es un momento angustioso y feliz a la vez, pero nos hemos preparado para ello. Siempre hemos sabido que si nos embarcábamos en este navío era para llegar a buen puerto, y estamos cerca.

Os quiero mucho, compañeras mías, hermanas mías, habéis danzado para que yo de a luz de una forma natural y hermosa, y yo danzo a vuestro lado para que hagáis lo mismo.

Me he sentido cuidada, mimada, por nuestro gurú, por vosotras, nunca he estado en mejores manos, tan sólo en las de mi madre cuando era niña.

Estoy feliz de haberos encontrado en mi camino, a cada una de vosotras, y de que este encuentro haya sido para producir un cambio radical y necesario en mi vida, un encuentro con la tierra, con lo auténtico, con la verdad, con mi verdad y la vuestra, con todo y con todos.
Gracias.

martes, 2 de noviembre de 2010

Ser ...



Soy, simplemente soy, aquí y allá, no hace falta adjetivo calificativo porque soy lo dice todo.


lunes, 25 de octubre de 2010

Cosas que no te contaré cuando crezcas.


Acabo de ser tía de una niña preciosa. Una niña buscada, que ha tardado tiempo en llegar, 6 años después de su hermano mayor y con ayuda.


La niña es deseada, supuestamente, pues su madre cuando hablaba de su hijo siempre se refería como "no es igual tener un chico que una chica" dando a entender que una chica era mejor.


La misma madre que a su hijo no le ha dado besos, porque no es necesario, supongo, y hoy su hijo cuando necesita algo ya se ha olvidado de la palabra mamá.
Le han enseñado a su hijo que tiene que ser fuerte y que por lo tanto llorar no sirve de nada, y han conseguido que con muy poquitos años tuviera miedo de todo.
Han sido padres muy exigentes con un niño pequeño, tenía que ser perfecto, a mis ojos ya lo era, pero tanto le han exigido que ahora es un niño difícil, desobediente y respondón. Y es que a veces para que se fijen en uno hay que hacer las cosas mal, así te hablan aunque sea para decirte lo mal que haces las cosas.

Se ha quedado dos días en casa y ha visto como en algún momento he besado o abrazado a mi pareja, tampoco demasiado, en un par de ocasiones y me ha preguntado "tía, ¿porqué tú y el tío os dais besos?". Supongo que el afecto es algo que no hay que mostrar en casa no sea que se acostumbre.

Ahora ha nacido su hermana y he ido a verla al hospital, estaba en el cuco, como la mayoría, pero había una diferencia, ni una sóla vez he visto a la madre mirar a la niña. No ha respondido a ninguna frase típica de "qué guapa es" "se parece a...". Su único elogio ha sido "de momento se está portando" refiriéndose a que no llora demasiado.

Cuando la niña se ha echado a llorar le he ofrecido dársela, y la respuesta ha sido un "no, déjala ahí" así que la he acunado como he podido en su nido y me he despedido con un adios y enhorabuena amargos en los labios.

De su hermano han dicho que ya se acostumbrará que todos los niños tienen hermanos y él no va a ser menos, que lo de tener más cuidado son tonterías de ahora.

Ya están en casa, la niña con la bilirrubina por las nubes con fecha de control, y es que no ha comido mucho que digamos, supongo que es complicado dar de mamar sin tocar a la niña.

No entiendo los años de búsqueda, el esfuerzo en clínicas, las decepciones mes a mes para luego ni mirarla. ¿depresión? tal vez, el tiempo dirá. Lo curioso es que no se le ve tristeza, sólo desapego y frialdad.

viernes, 22 de octubre de 2010

ven... vete...algunas ideas


Las sirenas de Ulises, las diosas griegas, Cleopatra, y muchas más tienen en común su belleza y la seguridad de que pueden conseguir cualquier cosa que se propongan.

Hoy me incluyo entre ellas, me siento fuerte, me siento bella, me siento capaz de muchas cosas.

Hoy me propongo borrar la idea "no puedo" de mi mente y convertirla en "inténtalo, disfruta en el camino y descubre de lo que eres capaz".
Me siento capaz de atraer hacía mí las cosas que deseo, o al menos intentarlo, y luego dejarlas ir si así es necesario. No atarme a nada o nadie, cambiarlo por compartir mientras dure el viaje.
Ayudar sin pedir nada, dejarme ayudar sin la obligación de dar nada a cambio pero sin olvidar ser agradecida, dar libertad a los demás de hacer, pensar.

jueves, 21 de octubre de 2010

sí, sí, sí


No sé bien como empezar este post. Simplemente diciendo gracias a los que en algún momento me habéis acompañado en toda esta odisea que estoy viviendo.


Creo que es justo compartir con vosotros también las buenas noticias, que las hay.


El otro día me hice el TAQ, me dieron los resultados y hoy he ido al cirujano privado.


Ha reconocido que hay una disminución del tamaño (de medir 48x38 a 43x36) No es gran cosa pero lo suficiente para verse, y lo suficiente para que empiece a dejar de llamarlo tumor y decirme que pueden ser mil cosas, desde un quiste mesentérico a no sé qué palabrejas, eso sí, no descarta el tumor. Pero dice que visto el TAQ, la forma, la evolución, tiene todo el aspecto de ser algo benigno.


Por primera vez un médico me ha dado dos posibilidades, operar (la de siempre) o no operar (a la que me he aferrado siempre con uñas y dientes), por primera vez no le parece una locura esperar.


Me van a seguir revisando, ha propuesto cada 3 meses, pero como dentro de 5 me toca la revisión de la SS lo hemos postpuesto de mutuo acuerdo por no radiarme en exceso.


Estoy feliz!


Me ha recomendado ir a trabajar, que por cierto empiezo el lunes, aggghhhhh, y hacer una vida normal, después de 7 meses de baja.


Hoy es un día para estar agradecida por muchas cosas y lo estoy.


Gracias a los que me habéis leído y de alguna manera habéis participado de mis sentimientos o mis miedos y habéis expresado con todo el derecho los vuestros propios. Gracias.


Gracias a la vida, gracias al instinto que llevamos dentro, gracias a las oportunidades de aprender que nos da la vida, gracias a la capacidad de decidir ser feliz o no serlo en cada momento, aunque a veces las circunstancias nos desborden.

domingo, 17 de octubre de 2010

TODO o nada.


Así lo anunciaban en un escaparate, y casi me emocioné al verlo. Es una alegría saber que tienen todo lo que necesitas.
Supuse que tenían novios impresionantes o tiernos o puedelotodo, y que por lo tanto ya no era necesario estar buscando y buscando entre la multitud.
Supuse también que ahí podías encontrar la dosis justa entre pasión y amor, vendida en frascos de cristal como los de las muestras gigantes de perfumes y tú podías hacer la mezcla oportuna.
Supuse que tenían pastillitas efervescentes de esas que se echan en la bañera y que al sumergirte en ellas recibías paciencia, generosidad, y muchas más cosas. Además que podías ir a buscarlas siempre que se agotaran en casa.
Supuse que dentro encontraría polvos, como de maquillaje, que en cuanto te los pones eres la mujer ideal, o la mujer fatal, o la esposa perfecta o ... según el momento en el que te maquillaras.
El caso es que cuando me decidí a entrar sólo pude ver vestidos de novia y trajes de novio, algunos complementos, zapatos, etc... ¿a eso le llaman TODO?

jueves, 14 de octubre de 2010

Enseñanzas de una niña de 5 años


Una de las cosas que me pone nerviosa es salir con el tiempo justo de casa y que los niños remoloneen y no hagan caso de nada. Como ayer, cuando G., el pequeño de 3 años, se negaba a ponerse el chaleco porque en casa de su abuela ya tenía uno. Llegó un momento en el que las palabras subieron de tono, los gestos se amplificaron y G. decidió que era el mejor momento para arrastrarse por el suelo y no salir de casa. Así que con mal genio le dije que yo me iba, que él se podía quedar. Cuando vió que iba a cerrar la puerta vino tras de mí con su chaleco. Salimos todos y ví como mi hija de 5 años me miraba callada.

G. me dijo que no podía ponerse el chaleco y yo, bastante enfadada, le contesté que se las apañara que yo se lo fui a poner antes y no quiso.

Su hermana "mayor" le ayudó amablemente a ponerle el chaleco con un "enséñame una manita... y ahora la otra... muy bien G."

Cuando llegamos a la calle me dice mi hija, "Mamá ¿sabes una cosa?", "qué? cariño" le respondí, "creo que deberías controlar tu genio" sentenció muy seria, "no puede ser que G. salga todos los días de casa llorando".

Casi me da algo... lo primero que pensé fue... "tú, quien seas, sal de su cuerpo".

El caso es que tenía más razón que un santo y su forma de decirlo y el momento fueron realmente impecables y más teniendo en cuenta que tiene 5 años recién cumplidos.

Me quedé pensativa y le dije "tienes razón, yo prometo moderar mi genio, pero vosotros tenéis que hacer caso a la primera o al menos a la segunda" y complacida se puso a contarme una historia de Bob Esponja y Patricio.

Tacto, delicadeza, congruencia, sentido común, saber estar... vaya ejemplo.

Al final no debo de estar haciéndolo tan mal como pensaba, aunque a veces gaste mal genio.

lunes, 11 de octubre de 2010

Punto de encuentro


A veces las palabras se escapan de mi boca y van a parar al suelo, se estrellan y se rompen en mil pedazos porque no hay nadie dispuesto a escucharlas.


Otras veces me quedo mirándolas y veo el brillo que irradian como si de pedacitos de cielo se tratara y pienso que es el mejor sitio donde pueden estar.


¿Quien no ha deseado estallar o volatilizarse cuando piensa que está en el lugar más inapropiado en la hora más nefasta, o simplemente se siente fuera de lugar?. No hace falta ponerse en los extremos.


Estoy descubriendo que la soledad es una fuente de riqueza y un agitador de interiores. Muchas veces me siento sola,y mil veces más me aislo yo, porque no quiero contar la misma historia, ni otras diferentes, simplemente no quiero decir nada más, no quiero excusarme, no quiero defenderme. No quiero sentir que tengo que disculparme por mi forma de vivir.


Me siento sóla y miro a mi alrededor y veo soledad también. En mi pareja que me dice "no sé que decir cuando me preguntan por ti. ¿Qué van a pensar de mí?" y es que cree que debería poder convencerme para hacer lo que que no quiero.


Y siento su soledad, su no poder expresar, y curiosamente, sin querer, comparte esa incomprensión que hay en el ambiente hacia lo diferente.


Y es en esos momentos, en los que veo que él se siente así, cuando más cerca puedo estar de él porque compartimos algo, duro, extraño, pero compartimos.


Es paradógico que lo que nos une es precisamente un mismo sentimiento, aunque parta de realidades distintas. Ese es nuestro punto de encuentro. No necesito que piense como yo, no necesito que me diga lo estás haciendo bien, sólo necesito que entienda cómo me siento y con eso es suficiente.


Y quizás algún día le pueda hablar de otras cosas, de plenitud, de libertad, de elecciones, de disfrutar de las cosas pequeñas, de confianza, del consciente y del inconsciente, quizás.

Cuando la vida escandaliza

He encontrado esta entrada entre los borradores, la pongo ahora, todo lo que pone lo corroboro de alguna manera.

Creemos ser muy liberales, pensamos que todo es posible y lo aceptamos mientras no hagamos daño a los demás, mientras no perturbemos la paz y la libertad del otro, pero no siempre es así.

Nos escandalizamos de las decisiones libres y sinceras de los demás cuando no coinciden con las nuestras, cuando son irracionales, cuando podemos sacarles punta y decir desde un "está loco" hasta un "no sabe lo que hace".

Ignorante, loco son sólo dos de los adjetivos cariñosos con los que apodamos a aquellos a los que no entendemos.


Pensamos que somos capacer de ponernos en el lugar del otro, ¿en serio lo hacemos o seguimos pensando que la verdad es una y que fuera de la nuestra no hay opciones?.

A veces ni siquiera nos paramos a escuchar los argumentos, los tomamos como excusas o como confirmación de lo que ya pensábamos.


Y llegados a este punto me pregunto, ¿cuándo llegaremos a ponernos en la piel del otro, a cerrar los ojos y sentir, SENTIR, lo que el otro siente, o al menos mínimamente lo que intenta transmitirnos?

¿Cuándo seremos capacer de respetar de verdad, de ser capaces de acompañar al otro por el camino que escogió sabiéndolo libre a él, y a nosotros privilegiados por estar a su lado?


Y concluyo, si no somos capaces de acompañar, ni de sentir ¿seremos capaces al menos de escuchar?.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

O entras por el aro o....

El otro día fuí a la revisión con el cirujano, bueno, lo del tumor, ya sabéis.
Me recibió con un "¿ya te ha entrado el conocimiento?", esto lo decía porque yo no me voy a operar de momento por mil y una razones que no vienen al caso.
Le dije que yo opinaba lo mismo.

"¿pero te operas?" No.
A partir de ahí todo empezó a ponerse gris oscuro, las palabras ruleta rusa, metástasis, loca, se siguieron y mi respuesta fue la misma. "Hoy por hoy no me opero".

Después de eso me dijo que él no podía obligarme, eso es obvio y me dijo que su labor conmigo había terminado, que me podía ir a casa.

¿y las revisiones? le pregunté.

¿qué revisiones? me contestó.

Y es que si se supone que tengo un tumor (siendo que no hay biopsia porque a un tal cirujano no se le ocurrió buscar el tumor en mi anterior operación), que puede irse de madre, generar metástasis y matarme antes de hora, necesitaré unas revisiones periódicas para que esto se pille en el momento menos grave... pero parece que no, que si no entras por el aro te mandan a la m....
perdón, te sacan del sistema.

Al final ha accedido a hacerme una revisión en marzo...

Pero no entiendo nada... yo he decidido no operar, no he decidido morir de aburrimiento mientras mi cuerpo se autodestruye. He decidido no operar pero eso no quita para que esta decisión esté contemplada en algún manual.

Ahora me toca tirar de seguro privado, que gracias a Dios tenía antes de saber este diagnóstico, y cruzar los dedos para que me hagan revisiones. Mañana tengo cita con un privado, ya os contaré la peripecia.

Y es que es una m..., perdón, un problema bastante grande, tener un tumor o algo así y decidir no operar con 38 años, porque si al final no se desarrolla habrán "tirado" mucho dinero en revisiones para nada.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Luchar o aceptar


Primeros roces, primeros zarpazos, esto estaba anunciado.

A veces una mirada, otras un sentimiento de un no sé qué, otras... es lo que tiene una manada, individuos formando un todo.

El principio de toda manada comienza por no llamar mucho la atención pero sentar las bases de donde estás tú, y eso lo hicimos todas.

Hubo una de apariencia agresiva, una dulce y encantadora, una "no me toques", una 100% inmaterial, una roca, y se puede seguir. Ahora varios meses después se han caído casi todas las primeras intenciones.

Y está bien.

La primera impresión fue buena, pero cada vez aparecen más capas, algunas preciosas otras no tanto. Y no puedo decir que yo sea sólo lo que guardo en mi intimidad porque eso es una parte, de alguna manera soy también lo que muestro aunque no me guste y he de aceptarlo. Aceptarlo o luchar conmigo misma.

He luchado muchos años contra mí y ahora estoy descubriendo que es en la aceptación donde reside el cambio. Actitudes que no me gustan y afloran, desaparecerán en el momento que las asuma como parte de mí, porque dejaré de darles toda mi energía y de centrar mi atención en ellas tratando de eliminarlas.

Y, a pesar de todo, sigo siendo una privilegiada por pertenecer a esta manada.

martes, 31 de agosto de 2010

proyectos


De mis días de vacaciones traigo la maleta llena de ilusiones y proyectos.


Ver una aurora boreal, no más tarde de 3 años, para ello cada mes ahorrar 100€, y así no olvidar que tengo un sueño.


A más corto plazo, aprender a mirar y, para comprobarlo, comprarme una reflex digital y salir a disparar (se admiten sugerencias con el modelo).


Preparar un menú semanal, sencillo, pero del que no se quejen en casa, aunque yo tenga que prepararme otra comida, cuando controle las recetas semanales pasar a quincenales, hasta ampliar mi registro culinario.


Apuntarme a un curso de escritura (Athena hablamos de ese que sabes a ver si puedo).


Disfrutar de mis hijos, entenderles, que me entiendan, bueno eso es más complicado, jugar con los niños cada día un rato.


Mejorar mi relación de pareja, salir con él al menos una vez al mes, tener un ratito a solas para los dos.


Ponerme en forma, ir al gimnasio 3 días a la semana.


Cultivarme un poquito, leer, escuchar música e interpretarla, dibujar.


¡Ah! y no olvidarme de añadir 10 horas más al día para poder hacer todo.

jueves, 26 de agosto de 2010

¿quien soy?


Mujer, morena de pelo, clara de piel, ojos verdes, 1.65, ¿inteligente? ¿atractiva?... sí, pero como muchas otras, realmente no, yo no soy esa.

Tímida, introvertida a ratos, chistosa a mi manera... no, ese es el resultado de una vida, pero no soy yo. Bueno, me quedo con el sentido del humor.

Tocapelotas sin mala intención... sí, me voy acercando.

Curiosa que no morbosa, con afán de conocer, donde aprender es crecer y se convierte en más que un placer... vale, vamos entrando.

Amante de muchas cosas, artista de pocas, pero sí de algunas....

Observadora de interiores, analista de almas, ...

Maestra en reconocer emociones, alumna perezosa para expresarlas....

Soñadora de auroras boreales, de rutas amazónicas y paisajes africanos... Vale, hasta aquí vas muy bien.

Generosa cansada de serlo, sonrisa convertida en mueca, espejo de tus incoherencias, ... ya vuelves a lo que no eres, eso no soy aunque a veces me muestre así.

Resumiendo, centrando, generalizando, simple y complicada en función del día, amiga de mis amigos, olvidadiza, fuerte y sensible a la vez.

viernes, 13 de agosto de 2010

Todo me da igual


Este va a ser uno de los post por los que nunca podré ir a una kedada bloguera.

Buscaba la causa de mi enfermedad, pensé que de alguna manera yo me la había producido, debido tanto a los malos hábitos alimenticios, escaso deporte, etc., como a los malos hábitos de mi pensamiento. Pero no entendía porqué me había querido enfermar, porqué el intestino, tantos porqués.

Mis vacaciones especiales han sido así, especiales, con un grupo de gente muy diferente, buena gente, pero caray... y con otra persona que me ha ayudado en el proceso de entender el porqué.

Tras una semana trabajando lo que venía a mi cabeza, mi infancia, mi encontronazo de cara con la muerte, mi pasado más inmediato, la respuesta a venido a mí como quien no quiere la cosa.

"Todo me da igual".

No he tenido una infancia horrible de padres maltratadores, pero tampoco la he vivido feliz. He sentido la ausencia de mi padre, aunque estuviera en casa, cuando estaba. He sentido su no saber qué hacer con mi hermano y conmigo. Ha sido duro recordar el día que entre bromas hablábamos de sexo, cosa rara en casa, y me dijo que yo era el resultado de una mala marcha atrás. O cuando me contó, siendo yo una niña, que lo primero que dijo cuando me vio nada más nacer es "qué fea es". Y ese es sólo el comienzo de cómo él ha entendido su paternidad y yo lo he vivido. Parecen tonterías pero cuando lo recibes siendo niña o adolescente te marca, o al menos a mí me marcó.

He recordado mi infancia queriendo ser chico pero siendo chica, siendo el papá en los juegos de mamás y papás, dejando las muñecas de lado y tratando de jugar con los coches y soldados de mi hermano. Pero yo era demasiado pequeña para jugar con él y me tuve que hacer a un lado. Crecí siendo hija única aunque tenía un hermano. Crecí negando mi lado femenino porque lo creía débil.

He recordado los días de colegio en los que fui durante años la tonta de la clase, con lo que ello supone, y yo me lo creí. También a aquella profesora que me dijo que porqué seguía estudiando si yo nunca llegaría a nada. Lo curioso es que nunca tuve ganas de restregarle mi título por la cara, aunque hubo quien me lo aconsejó, pero yo pensaba ¿para qué?.

Y sin ir tan atrás, cuando me casé y mi pareja sólo quería tener relaciones para tener hijos y fuera de ahí pasaba de todo y me llamaba "salida". Una vez cada muchos meses le parecía suficiente. Cuando mis suegros quisieron quedarse con mi hija porque yo ya tendría más y ellos nunca tuvieron una hija. O en el trabajo, o...

El problema es ¿porqué narices he permitido todo eso?

¿Porqué?

De un tiempo a esta parte he comenzado a poner las cosas en su sitio. En mi trabajo me hago respetar, mis suegros están en su casa, yo en la mía y mis hijos son mis hijos, no los suyos. Mi marido ha descubierto que ya no me hace daño y que él no es el único en este mundo. Ya sabe que tengo ojos para ver, boca para hablar y besar y cuerpo para acariciar y ser acariciado.

Y cuando todo se estaba arreglando aparece mi enfermedad. Soy consciente de que no ha venido de repente, ya estaba ahí. Es el resultado de tanto tragar y me repito ¿porqué?

Si se observa la herida que tengo de la operación parece el resultado de un harakiri y así es como lo siento ahora. Por fin me he percatado del lento y progresivo envenenamiento de mi cuerpo y de mi alma.

El porqué ha llegado, suavemente, como una brisa, dulce y amargo a la vez.

Y es que hasta hace poco "todo me daba igual". Me daba igual vivir que morir, me daba igual mi familia, me han dado igual mis hijos, me ha dado igual que me trataran con respeto o no, y cuando ese "me da igual" es tan profundo que llega al fondo de tu ser, tu cuerpo se desconecta, no quiere sentir más. Y ese no sentir los demás lo notan, y ese me da igual que tú ni intuyes abofetea a los que tienes al lado.

Por primera vez he sentido a mi alrededor una coraza de varios centímetros que me toca ablandar y romper para volver a sentir, y volver a ilusionarme.

Y sí, estas vacaciones me han servido para saber porqué estoy enferma , porqué en el centro de mi ser, y para ver que ahora mismo "no me da igual" estar así, que quiero sanarme completamente y vivir la vida que me quede libre y plenamente.

Han sido momentos especiales, de luz y de dolor, pero sanadores.

Ha sido mi punto de inflexión consciente en mi proceso y en mi vida.

Ahora toca cambiar las cosas. Mi exterior ya ha cambiado y eso está bien, pero ahora le toca el turno a mi interior.
Me toca desandar tantos kilómetros entre zarzas, emocionarme, sentir y al fin recuperar mi esencia.

Cosas sencillas a hacer, recuperar todo lo que me da placer y me lo he negado: tocar el piano, me gusta la música, comienzo a pintar, siempre se me dio bien, elijo libros que me emocionan, paso ratos jugando con mis hijos y los disfruto, soy más cariñosa con mi pareja (él también tiene su historia) y está respondiendo, avanzando.
Otras cosas, ponerme metas y cumplirlas o al menos dar los pasos para que se cumplan. Siempre he querido ver una aurora boreal, me doy de plazo 3 años, tiempo para que crezcan algo más los niños, pero no más, voy a empezar a hacer por mí lo que he esperado que otros hicieran.

Y bueno, poco a poco, pero sin pausa, en busca de mi yo escondido, en busca de mi alma. Y si tengo que sacar a la artista que un día se marchó la sacaré aunque sea de los pelos, y si tengo que reivindicar mi lugar lo haré sea a gritos o en silencio, y si tengo que decir no... pues simplemente diré no.

Retomo mi poder, el que se me dió cuando nací y tan inocentemente cedí a los demás.

El espejo


Con lo que nos puede llegar a gustar mirarnos en el espejo y lo poco que nos gusta ver lo que el otro refleja de nosotros, porque resulta que todas aquellas cosas que nos molestan de los demás no son sino reflejos de nuestras miserias y compañía.

Alguien a quien conozco hace poco pero valoro bastante ha comenzado a hacer comentarios más o menos sutiles sobre lo que hago, lo que siento, lo que vivo y a comparase con ella misma, yo no necesito eso, estoy por encima de eso otro, eso que te pasa a tí le pasa a todo el mundo, de qué te quejas tú, yo estoy a otro nivel.

Y sí me ha tocado los cojones, los que no tengo.

Podría ver en ella su deseo de ser más, su necesidad de subir a costa de bajar a los demás, su propia debilidad. Incluso podría ser positiva y reconocer sus ganas de quitar hierro a las cosas y ayudar. El caso es que aunque veo de todo un poco me revienta no ver su empatía, su cercanía, su estoy contigo.

Sin embargo creo que debería estarle agradecida, no por lo que dice sino porque en realidad con eso me doy cuenta de cuánto camino me queda por andar, de lo susceptible que soy, de mis punto débiles, de cómo reacciono cuando siento que me pisan o me desprecian o simplemente no me comprenden.

Debería estar agradecida porque me da la oportunidad de trabajar todo eso, de hacerme más yo y menos condicionantes.

Debería estar agradecida, y lo curioso es que sí que lo estoy, pero como se suele decir "jodida y agradecida".

En fin, a ver si me trabajo más mis debilidades y dejo de quejarme de las de los demás.

jueves, 12 de agosto de 2010

Energía y fuerza


Y es en la fuerza de los elementos donde reside mi propia fuerza. Es en la unión de la materia y la energía donde encuentro mi origen, donde descubro que no soy más que un poquito de ti con variaciones mínimas. Donde puedo hacer que callen los perros asustados de la noche sólo con mis pensamientos y donde reconozco que soy, fui y seré ahora y siempre.

domingo, 8 de agosto de 2010

De nuevo caperucita

foto sacada de internet

¿Quién dijo que la abuelita ya no estaba?. ¿Quién dijo que los cuentos no existen?

Dicen que la abuelita es sabia, que le puedes preguntar cosas, que es tierna pero no se anda con tonterías, así que yo me he ido en busca de la abuelita.

Cuando la conoces lo primero que hace es contarte un cuento lleno de imaginación, es su primer regalo, mientras la escuchas imágenes fantásticas, luces de colores, mundos diferentes pasan por delante de ti, y te encuentras inmersa en su mundo de fantasía.

A mí en su cuento me llevó por una casa donde al bajar las escaleras una puerta semiabierta mostraba una habitación de color rosa, pude entrar pero lo dejé para otra mejor ocasión, tenía algunas cosas de las que hablar con ella.

De lo que hablamos y lo que comentamos, eso queda de momento en mi intimidad.

Lo bueno de la abuelita es que cuando te vas a casa descubres a la mañana siguiente que en tu bolso hay unas gafas nuevas aunque de usar y tirar, es otro de sus regalos. Con algo de sorpresa me las puse y salí a contemplar la naturaleza que me rodeaba. ¡Qué regalazo!

A primera vista todo parece igual pero cuando te detienes y observas los detalles descubres la vida que pasa delante de ti y normalmente no aprecias.

Yo pude disfrutar de los colores de las hojas, de los frutos, la armonía de cada planta.

Pude ver, no una hormiga corriendo sino todo un conjunto yendo, viniendo, cada una con su ruta. Todas de un sólo vistazo.

Observé el volumen de la copa de los árboles, las hojas de delante, las del medio y las de atrás dibujando un espacio.

Me maravillé con la textura de los troncos, de las hierbas.

Pude ver con los ojos de un artista.

Y todo ello resultó ser el mayor canto a la vida escuchado nunca.

Ahora entiendo porqué caperucita iba a ver a su abuelita cada día, aunque para ello tuviera que pasar el bosque y enfrentarse al lobo.

Gracias abuelita, algún día te iré a ver de nuevo, se me ha hecho muy corta esta visita y tenemos mucho de lo que hablar.

viernes, 30 de julio de 2010

"un ramito de violetas"

No quiero ser Cecilia, no quiero soñar para despertar con pesadillas.

Hoy, con pena, cierro los comentarios anónimos del Blog.

miércoles, 21 de julio de 2010

Sublimación inversa


Estoy hirviendo.

De donde parecía no haber nada surgen miles de gotitas de aire.

Burbujeo, tiemblo, borboteo.

He alcanzado un punto de ebullición y voy pasando de mi estado líquido, que se adaptaba al recipiente que lo contenía, a un estado etéreo, gaseoso, donde me expando y sigo siendo yo, donde los límites no existen.

Mis moléculas de vapor se funden con otras existentes en el ambiente.

Yo ya no soy yo, soy tú, el universo.

Ni siquiera el espacio es el límite.

Puedo volver a fluir o congelarme pero no quiero.

Sublimación inversa le llaman al paso directo de gas a sólido.

Sublime es este momento en el que pocas personas pueden estar a mi lado sin quemarse.

domingo, 18 de julio de 2010

ya sé quien soy


Enciendo velas en la madrugada,
voy desojando flores en mi almohada,
mirando al techo me dejo llevar a otra realidad.

Y observo el sol que entra por mi ventana,
que me despeja y renueva mis ganas,
miro al espejo y me pegunto que me espera fuera.

Y siento todo tan brillante y tan magnético,
nada ni nadie puede hacer que me derrumbe hoy

que tiemble el suelo que allá voy,
pisando fuerte y sin reloj

Tengo una sonrisa para regalarte,
tengo mil cartas de amor, y tengo
todo el tiempo que perdí sin ver el sol.

Tengo mil historias que quiero
contarte escondidas en mi voz.
No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Y salgo a pasear entre la gente,
y juego a imaginar de donde vienen,
y me enamoro de cada rincón
dejando al corazón volar.

Y extiendo la ciudad mirando al frente,
esta mañana el mundo es diferente,
descubro tantas cosas que no vi por no quererme…

Y siento todo tan brillante y tan magnético,
nada ni nadie puede hacer que me derrumbe
hoy que tiemble el suelo que allá voy,
pisando fuerte y sin reloj.

Tengo una sonrisa para regalarte,
tengo mil cartas de amor, y tengo
todo el tiempo que perdí sin ver el sol.

Tengo mil historias que quiero
contarte escondidas en mi voz.
No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Y al fin se que amanece y me respira la mañana,
deshacer las vendas que ocultaban mi mirada,
no quiero que la prisa me obligue a no ver nada,
por fin la lluvia me toca…

Tengo una sonrisa para regalarte,
tengo mil cartas de amor, y tengo
todo el tiempo que perdí sin ver el sol.
Tengo mil historias que quiero
contarte escondidas en mi voz.
No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Y al final me encuentro

Busco, me busco y me busco y al final me encuentro...

Soy una montaña rusa que sube, que baja, que ríe, que calla, confusa, me dejo llevar por lo que los días me quieran mostrar.

sábado, 17 de julio de 2010

El caso de las Begonia Rex


Hoy recordaba cuando tenía 21 ó 22 años y me tocó exponer un trabajo sobre begonias ante un público exigente. Yo era novata pero conté lo mejor que supe cómo enraizaban mejor si de una manera u otra. Sería la suerte del principiante o el mimo con el que trataba a las plantas el caso es que mis resultados eran excelentes.


Cuando acabé la exposición un señor me empezó a preguntar con un lenguaje que no entendía, con conceptos que yo confundía, y traté de explicarle con mis palabras de nuevo cómo había hecho el ensayo.


Cuando terminé de exponer levantó la voz y dijo ante todo el auditorio, "pues yo no te creo".

En ese momento sentí que se hacía un silencio y cientos de ojos me miraban, lo único que alcancé a responderle fue "pero yo no puedo hacer nada a ese respecto".


Se oyeron varias risas al fondo, pero creo que nadie oyó la tristeza enorme que tenía yo, fue una respuesta desde el corazón.


Ojalá después de la charla hubiera venido a hablar conmigo y seguro que habría entendido.


Su duda le impidió ver la realidad, y yo me sentí incapaz de decir nada más.

viernes, 16 de julio de 2010

el deseo...



Hablaban de pecados, de virtudes, de la vida, del olvido del deseo... Y en mitad de la multitud ella le dijo "empieza por soñar y lo demás ya se dará. Detrás de los sueños siempre hay un deseo".

El le respondió "Me refiero a desear en el sentido de desear a una mujer y hacerle el amor como si tal cosa fuese lo más urgente y necesario que pueda existir jamas. Desesperadamente, quiero decir".

Ella no podía parar de leer, resonaba la frase en la cabeza mientras se veía desnuda entre sus brazos, y un atisbo de deseo recorría su vientre.

Ha sido un bonito sueño, y despertó.


 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino