martes, 1 de noviembre de 2011

la noche de los muertos



Anoche volví a hacerlo. ¡Qué se le va a hacer! Tengo ya esa costumbre adquirida.



Había quedado con una amiga pero el plan se vino abajo, así que aprovechando que en casa ya no me esperaban a cenar traté de quedar con otra amiga, pero el plan también se fue al traste. Así que decidí darme un homenaje yo sóla e irme por la ciudad a ver qué decidía hacer.


Pensé en ir a ver la película "El árbol de la vida", pero hasta las 10:30 aún faltaban casi dos horas así que fui al centro de la ciudad y lo primero que me asombró fue la cantidad de gente vestida de zombi, muerto, personaje de miedo... Era algo así como subrealista. 


Los que más me gustaron fueron unos que iban con violines y una guitarra y se dedicaban a ir corriendo por la calle mientras tocaban los instrumentos. Me parecieron geniales. Cuando se pararon uno empezaba una melodía divertida y los demás poco a poco se iban uniendo.


Ví otros que se dedicaban a ir en patines a toda velocidad por la acera, menos mal que es muy amplia. Ví parejas de miedo conocidas, algunos disfrazados de animales¿¿??, hombres lobo, Frankenstein, Morticias, Hulks, fantasmas, ... y yo no paraba de pensar ¿quién les ha dicho que se disfracen? ¿es una especie de moda que me he perdido en los últimos años? ¿hay una señal  que otros conocen y yo no?


Por otra parte me acordaba de la clase de inglés de la mañana, la profesora nos preguntaba si íbamos a ir al cementerio y una chica dijo que sí. La profesora le preguntó si tenía ahí a algún pariente y ella dijo que sí, a su hermana y a sus padres, toda su familia. Creo que todos nos quedamos un poco parados. Evidentemente Halloween, la noche de difuntos o el día de todos los Santos no significa los mismo para todo el mundo.


Pensaba que está bien tomarlo un poco a juerga, aunque también me acordaba de las historias que contaba mi abuela cuando se disfrazaba todo el pueblo en esa noche, el problema es que prohibieron en el pueblo disfrazarse porque llegó un punto en el que llegaron a haber asesinatos aprovechando el anonimato de las máscaras y los disfraces.


También pensaba que es bueno recordar aunque sólo sea una vez al año que el tiempo que nos queda en este mundo es limitado. Es bueno pensar en ello para darse cuenta que sólo se vive una vez y que no podemos perder este tiempo en chorradas, o amargándonos, u odiando, o angustiados.


Es bueno también recordar a aquellos que se fueron aunque sea para decirles que les echamos de menos y que algún día volveremos a estar juntos.


Después de pasear un rato me fui a cenar y después al cine. La cena me sentó fatal y en el cine estaba que me retorcía de dolor pero bueno...no, la película tampoco era para echar cohetes, creo que es para verla otra vez, pero no para pagar por verla de nuevo.


Después me fui a casa paseando un poco y viendo de nuevo a los monstruos vivientes de las calles.


Ya hacía tiempo que necesitaba salir a mi aire.

4 comentarios:

Muerte roja dijo...

Yo de esos que me disfrasé, después de ir un grupo de 25-30 parsonas a casa de familiares y amigos acompañando a los niños terminamos en casa de mi hermano en una cena donde los comensales eran fantasmas brujas y muertos vivientes. Resulto ser una cena de lo mas divertida y peculiar.

Besitos :)

Goyo dijo...

Anoche fui bueno. Una cerveza en casa, una peli y a dormir. Descansé porque necesitaba paz. No era día para demasiada juerga.

Es verdad que antes no nos disfrazábamos y que esta moda, poco a poco, va calando entre los más pequeños y que éstos arrastran a los padres. Bueno, no está mal. Si la gente es feliz, no se puede pedir más.

A veces ese momento de paz que tú tuviste también es preciso. Espero que lo disfrutaras y que se te haya pasado el dolor de tripa.

Naar dijo...

es la moda esa del jalogüin de las narices. a mí no me gusta nada. me parece que aceptamos todo lo que viene de fuera sin pensar. yo al menos, me niego, pero respeto que a cada uno le de por hacer lo que le parezca, incluido el ir vestido de muerto viviente por la calle.
en mi familiano hay tradición de ir a los cementerios, pero sí de poner velitas o alguna luz en casa esta noche.
yo ayer estuve de concierto como cuento en mi última entrada. parece que cada uno aprovechamos la noche como pudimos.
un beso.

Francesca dijo...

Hola MR, me alegra que lo pasárais bien, al final cada uno tiene que buscar la forma de disfrutar día a día. Bss

Hola Goyo, gracias por tu preocupación, sí que se me pasó el dolor de tripa, menos mal!. Sí, ese era un día de necesitar paz y sosiego, me alegra que tú también lo tuvieras. Besos.

Hola Naar, me has recordado que mi madre también ponía una lamparita de aceite cuando yo era pequeña, supongo que coincidiría con las épocas señaladas, a veces una lamparita, otras dos. Recuerdo que las hacía de aceite y algodón. Gracias por recordármelo. Besos.

 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino