viernes, 15 de abril de 2011

mi amiga alemana y la educación de los niños




Es curioso como tenemos todos estereotipados a las personas.


Para mí los alemanes son rígidos, puntuales, cabezascuadradas y no lo digo todo en sentido negativo, sino como un conjunto con sus cosas buenas y malas.


Pues bien, mi hija tiene una amiguita en el cole que es alemana, entró con ella en primero y se van a ir cuando acabe tercero de infantil.

Por circunstancias, no recuerdo muy bien cuales, su madre y yo nos hemos hecho íntimas, y a día de hoy me encanta su forma de ser. Y me encanta que haya roto mis esquemas.
Sobretodo me sirve de referencia cuando hablamos de los niños.

Me comentaba que en España le parecía muy raro que los niños jugaran en el parque mientras los padres/madres estaban sentados en los bancos, que en Alemania los padres/madres eran uno más jugando con sus niños.

Decía que le había impresionado la imagen de la madre-abuela que persigue al niño por todo el parque con un bocadillo en la mano...¿no es genial? Esto es así....

Y ayer me confesaba que alucinaba como cuando el hijo hacía algo mal, el padre/madre daba un grito desde su sitio diciendo, fulanito eso no se hace. Yo le pregunté que qué hacen en Alemania y me decía que allí se levantan, van donde el niño, lo retiran y hablan con él.


Sentía que aquí en España a los niños se les ve como niños pero no como personas. Son adultos para estar a las 11 de la noche en bares o restaurantes en verano pero no lo son para tratarles con ese respeto que tratarías a un adulto.


Yo también pienso que en muchas familias los niños molestan y son un incordio, queda muy fuerte decirlo pero es la sensación que da, reconozco que yo me incluyo en ellas los primeros dos años de ser madre. No se puede hacer nada porque los niños no te dejan hacerlo por ser pequeños, por sus exámenes, por ser grandes, por los gastos. Se llega a veces a casa muy cansado de trabajar y en muchos casos los niños son cuidados por el cole hasta las 5 de la tarde y la abuela hasta las 7 con suerte. Cuando llega el padre a casa o la madre, si trabajan hasta las 8 a veces ya se los encuentran acostados con lo cual son padres de fin de semana, pero es que generalmente cuanto menos se está con los niños, menos se quiere estar y cuanto más se está más quieres o más tolerancia tienes (con excepciones). Es complicado.


Siguiendo con mi amiga, le llama la atención también la forma de vestir a los niños, dice que aquí hay muchos niños/as que parece que a diario vayan de boda, llevan vestidos imposibles para jugar o entretenerse en el parque, con lazos, volantes, etc.

A ella dinero no le falta, sin embargo sus hijos van de los más normal tirando a veces a bastante regular, pero es que prioriza que el niño va a estar gateando por el suelo y metido en la arena y la niña va a estar subiendo por columpios, corriendo y revolcándose. Y me parece genial. Dice que aquí en España el nivel económico de los padres se ve refleja muchas veces en la forma de vestir de madres y niños pero que en su pais es un poco al revés, a veces visten mejor los que quieren aparentar.


Da gusto ver a su niño de 18 meses comiendo un bocadillo de pan integral con queso él solito, sí, no exagero, la manzana con piel, y es que ella dice que aquí en España se da todo triturado aunque los niños tengan dientes. Yo le explico que en España hay todavía un miedo de fondo a que el niño no coma lo suficiente, cosa que es difícil que pase y que se prefiere dar 4 frutas trituradas de merienda, que ningún adulto se come, que dos mordiscos de manzana.

Ella respeta la alimentación de sus hijos proporcionándoles cosas sanas, frutas, verduras, dulces caseros, pero también respeta el apetito de sus hijos, si un día no comen, ya comerán mañana, no pasa nada, lo mismo que en los adultos, nadie obliga a comer al marido si no tiene hambre.


Me gusta cuando la veo hablar con sus hijos, la niña en concreto es bastante tirana, y hay dos actuaciones por parte de ella, una es corregirla cuando hace algo que no está muy bien, pero a la vez asume que el carácter de su hija es ese, que lo que a ella no le parece bien en otra familia sería muy bien recibido, y sigue corrigiendo pero con el respeto y cariño que merece una persona.


A final de curso se irá y siento que voy a perder a alguien muy importante. Eso sí, sé que iré a visitarla con la familia.

8 comentarios:

Ariadna dijo...

Francesca, que te rompan los moldes enriquece. Es un auténtico placer que al gente te sorprenda.
Hoy, sin ir más lejos, me ha pasado. Estoy contenta de haber tenido la posibilidad de vivirlo.

Abrazos!

Francesca dijo...

Aprender, hacer y deshacer, es la gracia de la vida, al menos para mi. Me alegra que te haya pasado lo mismo. Besos.

Goyo dijo...

Pues si las dos estáis felices, yo también estoy feliz. Jejejejeje.

Francesca dijo...

Gracias Goyo ;o), pues ya estamos tres felices. Jajaja. Besos.

Luz dijo...

Que razón tiene tu amiga con respecto ala educación y también con la alimentación yo he sido la típica madre que me he pasado todo el rato corriendo tras de los niños con el bocadillo en la mano por que no querían comer y cuando se hicieron mayores había que quitarles la comida para que no comieran tanto.Es mejor lo darles tanta importancia ,pero cuando eres muy joven te crees que se van a morir de no comer ,en beso.LUZ

Francesca dijo...

Hola Luz, creo que en España es algo generalizado lo de preocuparse en exceso por la comida, por dar una imagen cara a la galería de buena madre, pero bueno, poco a poco descubrimos que la maternidad como el resto de la vida no es un cuento de hadas, sino que es lo que cada uno vive con sus cosas buenas y sus lados oscuros. Un beso grandes.

Nuria L. Yágüez dijo...

Adoro a los niños, y tratarlos como adultos bajitos, razonar con ellos, educarles, son lo mejor que tenemos, y tenemos tanto que aprender de ellos.

Mis sobrinitos me dicen que jugando soy la mas guay y regañandoles la que mas les enseña. A mi se me hace la boca agua y el culo pepsicola cuando oigo eso.

Francesca dijo...

Hola Nuria, no es fácil educar hoy en día y es una suerte para los niños tener a alguien, un tío, un abuelo, alguien fuera de los padres que le de lo que a veces no somos capaces los padres por agobios.

 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino