jueves, 14 de abril de 2011

Activista por la paz


Ayer me dijeron que yo era algo así como una "activista por la paz", aunque entiendo que a nivel casero. Yo no salgo con pancartas, ni a manifestaciones, ni estoy en grupos de apoyo internacional... y me puse a pensar sobre ello.

No estoy en grupos de apoyo internacionales pero apoyo ONGs que sí hacen cosas.
Estoy en un grupo de apoyo en mi ciudad ayudando a madres con un cierto tipo de problemas y en el fondo lo que se reivindica es el derecho de esa mujer de tomar decisiones y poder llevarlas a cabo.

Me comentaba esta persona, curiosamente el que fue objeto de mi furia, que él no veía el problema de estar mediando o como digo yo de estar en medio.

Entendí que eso realmente ya es un fin en sí mismo, que no importan tanto lo resultados.

¡Claro que no voy a hacer que la paz en el mundo se de!, ni voy a poder cambiar que dos personas que no se pueden ver se quieran, pero posiblemente estar mediando es el único lugar posible para mí mientras no decida estar en otro lugar.

En todo mediador o activista hay también una faceta masoquista, puesto que sabes que te pueden llover palos por todas partes, pero asumes el riesgo.

Como dije ayer, todos nos involucramos en las cosas que nos afectan de alguna manera, que nos tocan partes ocultas de nuestro yo.

Quizás esta forma de estar me de beneficios internos que nunca he sopesado. Cuando estoy mediando siento que la gente escucha, me siento coherente con lo que pienso y actúo, es un reto a mi capacidad y una prueba a elasticidad de los demás. En cierta manera el que media es el fuerte, los otros se están dejando llevar por las pasiones.

Y todo esto me hace pensar que realmente necesito sentirme fuerte, coherente, capaz, escuchada,... no es gratuíto el que yo esté en medio, ni que esté colaborando con personas que necesitan ayuda.

Todo, absolutamente todo, tiene un precio que yo pago y otro que yo recibo, independientemente de que los resultados sean los esperados o no.

5 comentarios:

Goyo dijo...

Estar en medio siempre es complicado porque, como bien dices, te acaban cayendo por todas partes. Pero al tiempo el hecho de aportar una visión alejada del fragor de la batalla puede ayudar a que los litigantes se den cuenta de lo errado de su proceder o de la cabezonería que muestran.

Hace unos meses tenías que haber estado conmigo para ayudarme a mediar, cachis.

Besos.

Francesca dijo...

Hola Goyo, tienes razón, a veces poner un poco de cordura no viene mal.
Besos.

Bruno_1 dijo...

Muy graciosa la foto. Y una cosa, yo creo que no todo tiene un precio, por ejemplo, la felicidad. Saludos!

Ariadna dijo...

Creo que tu labor es magnífica, además de complicada.
La idea que me transmiten tus palabras es que, a pesar de los peros, te sientes bien haciendo de mediadora. Eso es estar a gusto con uno mismo, y ser coherente con lo que hace, con lo que siente.
Así que sigue adelante con tu labor, y no te dejes influir por lo que digan los demás.
Abrazos!

Francesca dijo...

Hola Bruno, quizás debería haber dicho más que precios recompensas. Saludos.

Hola Ariadna, muchas gracias por los ánimos. Lo alucinante de esta vez es que la persona con la que me enfrenté fue la que me dijo que muy bien, y la persona a la que defendí me dijo después que en ese momento deseaba que fuera su hermana. Impresionante. Pequeñas recompensas.
Besos.

 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino