martes, 15 de diciembre de 2009

El efecto yo-yo o teoría del bing-bang

El efecto yo-yo es algo muy común en gran parte de las mujeres, es decir, subir y bajar de talla fácilmente, bueno, siempre es más fácil subir que bajar, bajar nos cuesta un gran esfuerzo.

El problema viene cuando a base de estar en diferentes tallas tenemos el armario repleto de ropa, de la cual sólo nos podemos poner un 10% porque el resto es de otra temporada, de cuando estábamos más delgadas, o de cuando estábamos más rellenitas. En definitiva, que viene a ser cierta la frase esa de "no tengo nada que ponerme" a pesar de tener un ropero hasta los topes.

Comentando ésto con las amigas, surgía el siguiente problema, a base de subir y bajar tallas la ropa se queda muy nueva y dura años y años, cosa que nos fastidia bastante a las mujeres.

La solución la dio una amiga el otro día cuando comentó que ella no tenía ese problema ya que si había hecho el esfuerzo de bajar una talla es que se merecía estrenar ropa, así que dicho y hecho.

Va por ti cielo, este fin de semana he dado un golpe de estado a la tarjeta de crédito ya que después de varios años he conseguido bajar una talla y pico y entrar en la "normalidad". ¡Como si antes fuera anormal!, pero la moda es lo que tiene, que excluye de la ropa standar a la mitad de las mujeres.

Y así me he sentido como niña con zapatos nuevos, probándome ropa en tiendas que antes no se me había ocurrido entrar. Sé que es muy superfluo pero, qué se le va a hacer, me ha hecho feliz.

3 comentarios:

Fernando dijo...

pues la felicidad es algo tan inesperado y fugaz que lo mejor es que no se te olvide que te lo da...besos.

Athena dijo...

Pues tu amiga y yo tenemso el mismo comentario en comñún ;o)

Besos,

Francesca dijo...

¡Carámba! qué coincidencia...

Besos

 
El blog de Francesca. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino